#OpiniónVox

CONGRESO, A CONTRACORRIENTE

A contracorriente de las políticas públicas modernas, que impulsan la autonomía de los órganos fiscalizadores del recurso público, el Congreso del Estado se apresta a ir en retroceso: en la iniciativa de presupuesto de egresos del 2023, los diputados proyectan retirar la autonomía presupuestaria de la Auditoría Superior de Michoacán. En particular, los integrantes de la Junta de Coordinación Política, que son al mismo tiempo los líderes de las bancadas legislativas, han decidido, sin consultar al resto de los diputados, pulverizar la autonomía de la ASM, a través de no considerarla como Unidad Programática Presupuestal para 2023. Históricamente, esa oficina dependió directamente de la Cámara de Diputados, lo que le restó independencia para formular sus trabajos de auditoría al Gobierno, al Poder Judicial, a los ayuntamientos, a los organismos autónomos y al propio Congreso. Si la ASM proyectaba auditar las finanzas de determinado ayuntamiento, por ejemplo, debía solicitar los recursos para ello al Congreso, y éste, si consideraba "riesgoso" dicho ejercicio porque el alcalde tuviera buenos nexos políticos con algún diputado, simplemente le negaba el dinero requerido y no se llevaba a cabo la pretendida auditoría. Así de fácil. Apenas hace unos pocos años, se modificó para bien el estatus de la ASM, otorgándosele la autonomía presupuestaria, que significa autonomía política. Es claro que a los actuales líderes legislativos ya no les gustó esa independencia, dado que han dejado de tener control político, y el arma fiscal que ello significa, sobre los demás actores del poder público, alcaldes, magistrados, titulares de organismos autónomos y el gabinete estatal mismo. Pero no todos los diputados están en esa lógica retrógrada: los integrantes de la Comisión Inspectora han mostrado su desacuerdo, no solo porque no fueron tomados en cuenta para desaparecer a la ASM como Unidad Programática Presupuestal, sino porque parecen tener mayor grado de conciencia respecto de la importancia de que prevalezca la autonomía del organismo. La Junta de Coordinación Política va en la ruta del presidente López Obrador: dar marcha atrás a lo poco avanzado en materia de autonomía e independencia de los organismos encargados de las fiscalización de los recursos públicos. Una pésima señal están enviando a la opinión pública. Es deseable que el pleno de diputados dé la espalda a sus líderes en este intento monopolizador de la Junta. Veremos. Y mientras, a la pesadilla todavía le faltan 685 días. Twitter @jaimelopezmtz

...
Ver Más

¡PRUDENCIA!, GRITO A TIEMPO

El próximo domingo marcharán ciudadanos que están en contra de la reforma electoral del presidente López Obrador. Tienen todo el derecho a hacerlo. Y ese día también, seguidores del tabasqueño festejarán en la vía pública que éste cumple 69 años de edad. Están igualmente en todo su derecho. ¿Y cuál es el problema? Pues nada, que la marcha está contemplada por la mañana, entre 10:30 y 11:00 horas, obviamente en el centro histórico. En tanto, el festín por el cumple de López Obrador está programado apenas una hora después, pero también en la misma zona de la ciudad. Es ocioso abundar sobre los riesgos no de roces, sino de violencia abierta que conlleva que los participantes de ambos eventos coincidan en la misma área y casi al mismo tiempo. Es domingo de altísimo riesgo, sin duda. Es claro que aquí tiene que caber la prudencia en las cabezas del morenismo michoacano, sobre todo del propio gobernador Ramírez Bedolla y del líder Juan Pablo Celis. La marcha está organizada y convocada desde hace varias semanas, bajo el hashtag el INE no se toca. Cierto, en sentido estricto y el cualquier otra circunstancia, eso no tendría nada que ver para que los seguidores de López Obrador organizaran o no su festejo por su cumpleaños, pero debemos ser realistas: la polarización que se vive hoy en México, acentuada cada vez más, obliga a que estemos conscientes de que debemos actuar con una prudencia llevada a niveles extremos. En el gobernador y en el líder morenista en el estado debe caber la prudencia y la responsabilidad que no tiene el presidente, quien esta semana ha sacado a relucir todo su repertorio de insultos y agresiones para descalificar a quienes marchen el domingo. De corruptos y traidores no los baja. Ya sabemos, el su nivel cultural. No hay mucho por hacer en ese sentido. El problema es que eso no merma en el ánimo de quienes piensan marchar, al contrario, seguro es un acicate, pero sí exacerba las emociones de por sí violentas de sus seguidores, que toman esos mensajes como arenga y como tambores de guerra batidos por el emperador, al que hay que seguir a ciegas. Así que ya podemos imaginar el estado de ánimo de sus huestes que vayan el domingo a festejar su cumpleaños, no solo henchidos de fervor por ese motivo, sino con la violencia a flor de piel, listos para el ataque, porque así se los ha ordenado su líder. A ese grado la irresponsabilidad del presidente. Insisto, en Ramírez Bedolla y en Celis debe caber la prudencia, lo que no significa que ordenen no organizar el festín, pero sí hacerlo por ejemplo ya por la tarde, para evitar que coincida en el tiempo con la marcha, y de preferencia en un sitio no cercano al centro histórico. Ellos están conscientes de la belicosidad de sus huestes. Cierto, aun tomando medidas como las propuestas, no se abate a cero el riesgo de enfrentamientos el domingo, pero sí se disminuyen los riesgos notablemente. Desde los niveles de responsabilidad pública, debe actuarse bajo ese criterio, de hacer lo que sensata y razonablemente sea posible. Confío en la responsabilidad del gobernador y de Celis, responsabilidad que no tiene López Obrador. Veremos. Y mientras, a la pesadilla le faltan todavía 692 días. Twitter @jaimelopezmtz

...
Ver Más