"Sería muy lamentable que no nos entendiéramos": AMLO a las máximas autoridades de EU




El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio la bienvenida al secretario de Estado, Antony Blinken, y a la comitiva de Estados Unidos que visita el país para el Diálogo de Alto Nivel de Seguridad, que se está llevando acabo en Palacio Nacional.

En el mensaje de bienvenida, López Obrador aseguró que las relación entre México y EU es de amistad.


"Bueno, son muy bienvenidos. En efecto, platicamos con el señor Blinken sobre lo que nos une, que es mucho. Entre otras cosas, hablamos de que en las tres transformaciones que han habido en nuestro país, los revolucionarios, los que llevaron a cabo esas transformaciones, siempre pensaron en protegerse, refugiarse en el norte, en el vecino país del norte, en Estados Unidos", señaló el presidente.



López Obrador también aseguró que sería inconcebible que no hubiera un entendimiento entre países vecinos, además de señalar que su gobierno tiene toda la disposición de que haya cooperación para el desarrollo.

"Acabo de terminar un libro y ahí expreso que sería inconcebible el que no hubiese entendimiento, sería muy lamentable el que no nos entendiéramos, el que no se fortalecieran las relaciones de cooperación, de amistad entre nuestros pueblos y nuestros gobiernos. Entonces, nosotros estamos en esa disposición, de que haya cooperación para el desarrollo, de que trabajemos juntos y que seamos respetuosos de nuestras soberanías. De modo que yo considero que vamos a poder, juntos, inaugurar una etapa en nuestras relaciones", expresó el presidente de México.


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se reunió en Palacio Nacional con autoridades de EU

México y EEUU buscan dar nuevo aire a lucha antidrogas, sustituyendo a la Iniciativa Mérida

México y Estados Unidos lanzarán un nuevo acuerdo de cooperación antidrogas ante la fracasada ofensiva militar desplegada hace 13 años, durante una visita al país vecino del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

El nuevo marco sustituirá la Iniciativa Mérida, que el presidente López Obrador dio por terminada al señalar que su país no quería más armas ni helicópteros para someter a los poderosos cárteles.

López Obrador, en el poder desde 2018, reclama inversión en comunidades pobres expuestas a la criminalidad, también como una forma de contener la creciente migración ilegal hacia Estados Unidos a través de México.


El pacto "marca un nuevo comienzo" y "desafía a nuestro gobierno a crear las condiciones para la prosperidad", dijo el jueves un alto funcionario estadounidense, sin detallar los alcances del acuerdo.

Dentro de la Iniciativa Mérida, Washington desembolsó 3.300 millones de dólares en asistencia militar y asesorías.

El objetivo es "aprovechar el trabajo que hemos hecho en el pasado y llevarlo a una era moderna", señaló la fuente sobre el "Marco Bicentenario México-Estados Unidos para la Seguridad, Salud Pública y Comunidades Seguras".

Tras desayunar con López Obrador, Blinken se reunirá con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, para sellar el acuerdo durante el primer Diálogo de Seguridad de Alto Nivel.

Culminarán así diez meses de discusiones sobre medidas contra el crimen transfronterizo, según el gobierno del presidente Joe Biden, que liga estos esfuerzos al respeto de los derechos humanos, un punto crítico en México por el sinnúmero de violaciones cometidas durante la guerra contra el narcotráfico.

"La prioridad en México es reducir los homicidios y la violencia", declaró Ebrard antes de la visita.


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en la reunión de Alto Nivel México-EU
Desde 2006, México, de 126 millones de habitantes, acumula más de 300.000 asesinatos, en su mayoría atribuidos al crimen organizado, y unos 90.000 desaparecidos.

Sin embargo, Estados Unidos asegura que la Iniciativa Mérida fortaleció la cooperación, el profesionalismo y la transparencia de las agencias policiales mexicanas.

De hecho, a inicios de agosto el gobierno mexicano demandó a nueve grandes fabricantes y dos distribuidores de armas por comercio "negligente e ilícito" que alienta el narcotráfico y la violencia en su territorio.


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el el secretario de Estado, Antony Blinken
México asegura que entre 70% y 90% de las armas ilegales que incauta entraron desde Estados Unidos.

En el nuevo plan, Washington se compromete a "trabajar para enfrentar el flujo de armas hacia México", indicó el funcionario estadounidense.

México sostiene que las políticas antidrogas aplicadas hasta ahora no han dado los resultados esperados.

"El objetivo primordial que se tuvo durante muchos años fue capturar capos, ¿y qué pasó?", cuestionó Ebrard sobre esa apuesta.

El nuevo enfoque recalca, no obstante, que se mantendrá la persecución a los criminales.