Las huellas humanas que rompen con la teoría más aceptada sobre cómo se pobló América

Están en Nuevo México, EEUU, y tienen unos 23.000 años. El hallazgo indica que los primeros pobladores de la región llegaron al continente mucho antes de la Era de Hielo

Los primeros humanos nativos americanos no llegaron cruzando desde Siberia hacia Alaska durante la glaciación. Las huellas humanas descubiertas en Nuevo México podrían ser la prueba de la presencia humana más temprana en el continente americano, 10.000 años antes de lo que hasta ahora se creía, informó este jueves la Universidad de Arizona en su página web.

Las huellas encontradas en el Parque Nacional White Sands brindan evidencia de actividad humana en las Américas hace unos 23.000 años. Los hallazgos fueron publicados en la revista Science.

“Creo que este es probablemente el mayor descubrimiento sobre el poblamiento de Estados Unidos en cien años”, dijo Ciprian Ardelean, arqueólogo de la Universidad Autónoma de Zacatecas en México que no participó en el trabajo. “No sé a qué dioses rezaron, pero es un sueño hallar eso”.

“Durante décadas los arqueólogos han debatido cuándo llegó el ser humano por primera vez a las Américas. Pocos ven evidencia confiable de más de 16.000 años. Algunos piensan que la llegada fue posterior, no más allá de 13.000 años, por los fabricantes de artefactos conocidos como Puntas Clovis”, dijo Vance Holliday, arqueólogo de la Universidad de Arizona y uno de los autores del artículo en Science.

Puntas Clovis se denomina a la tecnología y a las herramientas, incluidas puntas de lanza, raspadores y agujas, que se remontan a unos 13.000 años atrás. La tecnología se conocía como Clovis, llamada así por la ciudad de Clovis, N.M., donde salieron a la luz algunos de estos primeros instrumentos.

La edad de las herramientas y cultura Clovis se alineó perfectamente con el retroceso de los glaciares. Esa alineación reforzó un escenario en el que los cazadores-recolectores siberianos se mudaron a Alaska durante la Edad del Hielo, donde vivieron durante generaciones hasta que se abrieron corredores sin hielo que les permitieron expandirse hacia el sur.

Esta fue considerada la primera civilización del continente y la precursora de grupos que se conocieron como nativos americanos

“Las huellas de White Sands proporcionan una fecha mucho más temprana. Hay múltiples capas de huellas humanas en lechos de arroyos por donde corrió agua hacia un antiguo lago. Esto fue 10.000 años antes de los Clovis”, añadió.

Los investigadores Jeff Pigati y Kathleen Springer, del Servicio Geológico de Estados Unidos, lograron establecer la antigüedad de las huellas utilizando el sistema de datación por radiocarbono de capas de semillas encontradas por encima y por debajo de las huellas.

Los estudios confirmaron la presencia humana y las huellas más antiguas se remontan a 23.000 años al pasado. Estas fechas corresponden a la cúspide del último ciclo glacial, durante un período conocido como el Ultimo Máximo Glacial, lo que convierte a las evidencias de White Sands en las huellas humanas más antiguas que se han encontrado en las Américas.

Se pensaba que los humanos ingresaron al continente americano mucho más tarde, después del derretimiento de las capas de hielo de América del Norte, lo que abrió las rutas de migración.

“Nuestras fechas para las semillas están muy agrupadas y mantienen el orden estratigráfico por encima y por debajo de múltiples horizontes de huellas. Este fue un resultado notable”, dijo Springer en el mismo artículo.

Las huellas encontradas cuentan una historia interesante y abren una pequeña ventana hacia el pasado ya que, a juzgar por su tamaño, fueron dejadas principalmente por adolescentes y niños más pequeños, con alguno que otro adulto.”

“Una hipótesis para esto es la división del trabajo, en la que los adultos están involucrados en tareas calificadas mientras que ‘buscar y transportar’ se delega en los adolescentes.

Las huellas en White Sands muestran un retrato de lo que estaba ocurriendo: “adolescentes interactuando con niños y adultos”, dijo el autor principal del estudio, Matthew Bennett, de la Universidad Bournemouth University en el Reino Unido.

Las huellas fueron descubiertas por primera vez por David Bustos, gerente de recursos del parque White Sands, y a lo largo de los años ha llevado equipos internacionales de arqueólogos para ayudarle a dar sentido a los hallazgos.

Juntos, han encontrado miles de huellas humanas a lo largo del parque. Un camino lo hizo alguien que caminaba en línea recta durante una milla y media. Otro muestra a una madre que deja a su bebé en el suelo. Otras huellas fueron hechas por niños.

“Los niños tienden a ser más enérgicos”, dijo Sally Reynolds, paleontóloga de la Universidad de Bournemouth en Inglaterra y coautora del nuevo estudio. “Son mucho más juguetones, saltando arriba y abajo”.

Mathew Stewart, un zooarqueólogo del Instituto Max Planck de Ecología Química en Jena, Alemania, que no participó en el estudio, dijo que la evidencia de que los humanos habían dejado las huellas era “inequívoca”.

“Lo fascinante del estudio de las huellas es que presentan fotos instantáneas en el tiempo”, dijo el Dr. Stewart.

Algunos investigadores han argumentado que los humanos podrían haberse instalado por las Américas incluso cuando los glaciares se mantenían en pie . En lugar de viajar por tierra firme, podrían haberse movido a lo largo de la costa. Alternativamente, el Dr. Ardelean y sus colegas han propuesto que la gente viajó a America hace más de 32.000 años, antes de que los glaciares de la Edad de Hielo alcanzaran su máxima extensión y bloquearon esa ruta.