Cuatro presas de Querétaro rondan el 90% de su capacidad; dos superan el 100%



La presa de Jalpan, en el municipio del mismo nombre, se ubica al 100 por ciento de su capacidad.
Autoridades municipales y estatales mantienen la vigilancia sobre los cuerpos de agua como presas y bordos en la entidad, ya que al menos cuatro de ellas rondan el 90 por ciento de su capacidad y dos se encuentran al cien por ciento, todo a cuatro días de que la presa Zimapán, que divide a los estados de Hidalgo y Querétaro, empezó a desfogar.

La Comisión Estatal de Aguas (CEA) realiza cortes de agua en diferentes puntos de la entidad debido al desfogue de la presa Zimapán y se mantiene la queja de habitantes del municipio de Cadereyta por la poca antelación con la que se les avisó.


La decisión de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de iniciar la apertura controlada de las compuertas afectó más de 30 familias de la comunidad de Vega de Ramírez, en Cadereyta, a quienes se les informó cinco horas antes del desfogue, sin que pudieran reunir insumos suficientes para enfrentar el desfogue.



De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) las presas que se encuentran con altos niveles son el Batán, en el municipio de Corregidora, al 68 por ciento; la presa de La Llave en San Juan del Río al 87 por ciento; Centenario en Tequisquiapan al 82 por ciento y la presa San Ildefonso, en el municipio de Amealco, también conocida como El Tepozán al 90 por ciento.

La presa Constitución de 1917 en el municipio de San Juan del Río se encuentra al 95 por ciento de su capacidad y la presa de Jalpan, en el municipio del mismo nombre, se ubica al 100 por ciento de su capacidad, igual que la presa de La Venta en el municipio de Pedro Escobedo, que también se encuentra totalmente llena.

Hasta la semana pasada, cinco presas y dos bordos del municipio de Querétaro ya estaban por arriba del 70 por ciento de su capacidad, entre ellas la presa de El Cajón, en Juriquilla, que empezó a verter por la obra de toma para evitar que sus niveles llegaran al vertedor.

Entre las presas por arriba del 70 por ciento se encontraban La Lagartija, El Salitre, Pasamanos y Pue de Gallo, así como los bordos La Versolilla y Benito Juárez.

En junio pasado la Conagua advertía que las presas se encontraban a poco más del 15 por ciento de su capacidad y una de ellas estaba completamente seca, lo que cambió en tres meses.