Por estas razones debes consumir y usar el coco!

El Coco es una fruta exótica cuyo jugo tiene la propiedad de refrescar e hidratar de manera inmediata a la persona más sedienta, además de sus sustancias nutritivas como el hierro, potasio y sales minerales.


Otra de las características importantes del coco es su alto contenido en fibra, lo que confiere al coco propiedades laxantes, ayudando a reducir y bajar el alto contenido de colesterol y azúcar en la sangre.

Por su constitución el coco es una fruta con propiedades de la vitamina E de importante acción antioxidante sobre la piel y es ideal para las personas que se encuentran con debilidad.

A parte de la cáscara y la pulpa del coco, se elabora leche y aceite una alternativa en verdad nutritiva y natural.

En el caso de las personas veganas o vegetarianas, la leche de coco es el sustituto perfecto para quienes buscan una opción a la leche de origen animal.

El aceite de coco, es un aceite vegetal semisólido de apariencia similar a una crema, que se solidifica a temperatura ambiente y que se produce a partir de la pulpa seca del coco la cual es prensada.

Su apariencia es de color blanca en estado sólido y se vuelve transparente y algo amarillenta cuando se encuentra en estado líquido. Es un aceite rico en grasas saturadas que, que aporta grandes beneficios al cuidado de la piel. Así como con el aceite de coco se puede elaborar pasta de dientes casera con interesantes beneficios sustituyendo la pasta dentífrica habitual.

RECETA DE LA LECHE DE COCO:
1 Coco maduro
Agua
Abrir el coco con cuidado y reservar el jugo de su interior para tomar en otro momento.
Separar la pulpa de la cáscara, retirando sus semillas. Trata de cortar la pulpa del coco en trozos, colocándolos en el vaso de la licuadora. Añade agua en la misma cantidad.
Finalmente licua bien hasta que quede una mezcla homogénea. Dejar reposar algunos minutos y filtra la bebida.

PASTA DENTRÍFICA CON ACEITE DE COCO

Ingredientes:
3 cucharadas de aceite de coco
3 cucharadas de bicarbonato sódico
½ sobre de stevia en polvo
1 puñado pequeño de hierbabuena

En un frasco colocar las medidas señaladas del aceite de coco, el bicarbonato de sodio y la stevia, mezclar bien hasta que se integren en su totalidad los ingredientes, una vez que se convirtió en pasta añadir la hierbabuena y revolver.