Pobreza y violencia, el factor común entre Honduras, Guatemala y El Salvador

A pesar de las amenazas de Donald Trump, miles de centroamericanos siguen su camino a través del territorio mexicano rumbo a la frontera con Estados Unidos, donde se había anunciado un despliegue militar para evitar la entrada de estos grupos de migrantes.

La caravana está integrada por personas de Honduras, Guatemala y El Salvador, quienes se han visto obligadas a huir de la violencia y la pobreza.

Se estima que al menos 7,000 personas se dirigen a Estados Unidos en caravana, la cual está conformada por refugiados –“integrantes cuyas vidas peligran tras verse vulnerados sus derechos humanos y se han visto forzados a huir de su país”- y migrantes –“quienes quieren mejorar su situación, cuyas vidas no peligran en su país de origen”, de acuerdo con datos de la Agencia para los Refugiados de la Organización de las Naciones Unidas (ACNUR) al 25 de octubre de este año.

“En los países del Triángulo del Norte, Honduras, Guatemala y El Salvador, la violencia obliga a miles de personas a huir del país. Algunas por ser homosexuales. Otras porque no quieren pertenecer a una banda armada…”, indicó el organismo internacional.

Pero ¿cómo es la situación económica de estos países centroamericanos? Las tres naciones tienen características en común: niveles significativos de pobreza y la violencia.

Honduras es un país de ingreso medio-bajo, donde casi el 61% de la población vive en pobreza, incluso, en las zonas rurales uno de cada cinco vive en pobreza extrema o con menos de 1.90 dólares al día, según datos al 2016 del Banco Mundial.

“A pesar de que las perspectivas económicas son positivas, Honduras enfrenta los niveles más altos de desigualdad económica de Latinoamérica. Otro de sus grandes desafíos es el alto nivel de crimen y violencia”, añade el organismo.

En 2017, el país creció 4.8%, el estimado de 2018 es de 3.5% y de 3.6% para 2019, añaden datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, el país tiene una de las tasas más altas de homicidio en el planeta, de 43.6 asesinatos por cada 100,000 habitantes, agregan datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, citados por el Banco Mundial.

“El país también es vulnerable a choques externos. Su sector agrícola, por ejemplo, perdió cerca de un tercio de sus ingresos en las dos últimas décadas, en parte debido a una disminución de precios en los productos de exportación, en especial bananos y café”, señala el organismo internacional.

En lo que a Guatemala se refiere, el país registró un crecimiento de 2.8% en 2017, se prevé el mismo desempeño para 2018 y de 3.4% para 2019, indica el FMI.

“Sin embargo, la economía más grande de Centroamérica se ubica dentro de los países con mayores niveles de desigualdad en Latinoamérica, con altos índices de pobreza –particularmente en zonas rurales y entre poblaciones indígenas- y con algunas de las tasas de desnutrición crónica y de mortalidad materno-infantil más altas en la región”, agrega el Banco Mundial.

Al 2014, la tasa de pobreza en Guatemala era de 60% – un 52% son indígenas- desde el 51% que tenía en 2006, arroja dicho organismo de finanzas y asistencia.

“Un desafío cada vez más importante para el país es mejorar los índices de seguridad ciudadana. Elevados niveles de crimen y violencia en el país conllevan costos económicos abrumadores”, añade.

En tanto, en El Salvador el crecimiento económico fue de 2.3% en 2017, mientras que el estimado para 2018 es de 2.5% y de 2.3% para 2019, según el FMI.

“El bajo crecimiento del país se ha traducido en una modesta reducción de la pobreza y una elevada pobreza rural…Esta reducción estuvo asociada a incrementos en el salario de trabajadores poco calificados y un ligero aumento en el crecimiento económico que benefició principalmente a aquellas personas situadas en el 20% inferior de la distribución del ingreso”, indica el Banco Mundial.

Datos del organismo arrojan que la pobreza pasó de 39% a 31% entre 2007 y 2016, mientras que la pobreza extrema lo hizo del 15% al 10% en igual periodo.