Cinco producciones imperdibles del 16º FICM

A lo largo de su historia el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) se ha posicionado como uno de los más importantes del país (se podría decir que el mejor, pero desde hace un par de calendarios la competencia playera al norte del país ha estado a la altura ganando terreno).

El encuentro cinematográfico cuenta con un programa donde el cine mexicano e internacional conviven como iguales, intentar cubrir la mayor cantidad de funciones puede ser una tarea complicada hasta para el cinéfilo más aguantador.

El festival iniciará sus actividades el próximo sábado 20 de octubre y finalizará las proyecciones hasta el día 28 del mismo mes, a continuación, les dejamos cinco películas que no se pueden perder si deciden ir a disfrutar de las bondades cinéfilas de la ciudad de Morelia.

The Old Man & The Gun. Sin mucha alharaca y con una mano segura detrás de la cámara, David Lowery se ha convertido en uno de los cineastas norteamericanos más interesantes en la actualidad, no es el nombre más conocido pero su trabajo en Ain’t Them Bodies Saints, Mi amigo el dragón e Historias de fantasmas es la mejor prueba de ello.Su nueva película, The Old Man & The Gun, protagonizada por Robert Redford (que primero dijo era su última actuación y luego se desdijo) cuenta la historia de un hombre llamado Forrest Tucker, que a sus 70 años escapó de prisión e inició una impresionante serie de robos. Sissy Spacek y Casey Affleck completan el atractivo reparto.

Doble vida. Uno de los invitados asiduos del FICM ha sido el cineasta francés Olivier Assayas, cuyas películas generalmente pasan por la aduana moreliana antes de llegar a un público más amplio. Este 2018 es uno de los invitados especiales del festival y estará presentado personalmente su nuevo largometraje. La cinta está ambientada en el mundo editorial parisino, donde un editor y un autor enfrentan una fuerte crisis de la edad, mientras cuestionan su lugar en el mundo y dentro de una industria en cambio constante. Aun en sus trabajos más flojos, Assaya encuentra nuevas formas de expandir su estilo, aquí, seguramente, no será la excepción.

Las niñas bien & La camarista. Es muy probable que la presencia de Museo, Alonso Ruizpalacios, y Roma, de Alfonso Cuarón, terminen por robarse la mayoría de las miradas durante el FICM, sin embargo, es probable que dos películas con menos proyección terminen por ser las mejores opciones. La primera está firmada por Alejandra Márquez Abella y toma como base la novela homónima de Guadalupe Loaeza para contar la historia de una mujer de clase alta que cae en desgracia durante la crisis económica mexicana de 1982 y sus intentos por mantener un estilo de vida ahora imposible.

Los ojos de Orson Welles. El historiador y documentalista Mark Cousins se sumerge en la figura de uno de los grandes mitos de la historia del cine: Orson Welles. El director tuvo acceso a documentos, dibujos, pinturas y más que anteriormente no habían sido mostrados al público, con ello pretende realizar un retrato no sólo del artista sino del hombre detrás de la figura pública. Si el documento tiene la consistencia de su titánica Historia del Cine, Cousins trae entre manos uno de los mejores documentales del año.

Cold War. Bastaría ver Ida (2013) para convencerse de que el cine de Pawel Pawlikowski es uno de los imperdibles sin importar el contexto o festival donde se presente. El cineasta polaco es dueño de una sensibilidad igualada por pocos de sus contemporáneos. Aquí presenta la apasionante historia de amor entre un hombre y una mujer incapaces de coincidir emocionalmente mientras la Guerra Fría (en los años 50) se desarrolla a sus espaldas.