Narcos mexicanos, colombianos, ’maras’ y Hezbolá, en la mira de EU

Los grupos criminales de América y Oriente Medio, el narcotráfico y las pandillas están en la mira de las autoridades estadounidenses y sus blancos principales son los cárteles mexicanos: el Cártel de Sinaloa, Cártel Jalisco Nueva Generación y el Clan del Golfo de Colombia; Hezbolá de Líbano y la mara salvatrucha de El Salvador.

Según un informe presentado por el fisval general de Estados Unidos, Jeff Sessions, dichas organizaciones operan en territorio de EU y tienen fuerte presencia en México por lo que el gobierno de Donaldo Trump, en voz de Sessions, anunció sus planes de intervenir en este conflicto de comercio de drogas ilegales.

Desde su campaña, Trump ha tenido especial seguimiento a los grupos criminales de América Latina.

"Se desarrollará un plan para sacar a cada uno de estos grupos de nuestras calles para siempre", dijo Sessions.

Anunció que los fiscales estarán a cargo de subcomités que se especializarán en dar seguimiento a las formas en las que se trabajará en la desarticulación de estas organizaciones criminales. El fiscal general de EU afinará la estrategia en los primeros 90 días con la intensión de buscar como procesarlos.

La permanencia de Sessions es incierta, dadas las críticas por parte de Donald Trump; sin embargo, señaló que para la Casa Blanca es un tema prioritario la represión de la mara salvatrucha.

La mara salvatrucha opera en América Central en los países de El Salvador, de donde es originaria, Guatemala y Honduras. Aunque su mayor centro de operación en Estados Unidos es en Los Ángeles, California, tiene presencia en México y Canadá.

"Con más de 10,000 miembros en los Estados Unidos, esta pandilla es la más violenta en el país hoy en día", ha dicho Jeff Sessions.

Además de los argumentos de Trump, Sessions también inició una campaña contra los miembros de la MS-13, para que las autoridades locales presentaran todo tipo de cargos posibles contra los individuos que estén enrolados con esa banda, desde infracciones viales, portación de armas o violaciones a leyes del fisco estadounidense.

El fiscal señaló que la eliminación de esa pandilla era una "prioridad" para un equipo de trabajo que se ha enfocado históricamente en el combate del tráfico de drogas y el lavado de dinero. Sessions consideró a su grupo una "arma poderosa para usar contra esta pandilla viciosa".