Preocupa a IP, becas que prometió AMLO a jóvenes

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA), Abelardo Pérez Estrada, reveló que la Iniciativa Privada (IP), se encuentra preocupada por los convenios de colaboración que realizarán con la próxima administración federal, para la contratación de jóvenes pagados por el propio gobierno, empero obligará a los hombres de negocios a asumir una relación obrero – patronal que alertó puede poner en riesgo a los consorcios.

Lo anterior, luego de que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, sostuviera una reunión con un líder empresarial nacional y le propusiera respaldar su iniciativa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, que pretende ser uno de los programas “estrella” con el que el nuevo gobierno quiere comenzar el primero de diciembre.

El citado programa, pretende otorgar becas de 3 mil 600 pesos mensuales a los jóvenes, pero a la par estos serán vinculados con la IP para que les otorgué un trabajo y puedan desarrollarse profesionalmente.

Sin embargo, el líder industrial enfatizó que se requiere un marco legal que también proteja a los empresarios, debido a que al crear una relación obrero-patronal, pueden ser sujetos a constantes demandas por parte de los “jóvenes aprendices”, que a su vez, puede representar la quiebra de los consorcios.

“Necesitamos conocer los mecanismos para tener la certeza, porque sí además uno de estos aprendices decide utilizar su derecho a la democracia sindical y a la libre asociación, decide iniciar un sindicato, estarán en su derecho y el empresario tendrá que preocuparse por negociar no solo con un sindicato, sino con los sindicatos que estén en las organizaciones”, manifestó.
Pérez Estrada, explicó que a pesar de que será el gobierno federal quien sufragará el costo del aprendizaje de los jóvenes en las empresas, serán los hombres de dinero, los que se verán obligados a tener una relación obrero – patronal, tal y como lo establece la Ley Federal del Trabajo.

Abundó que la citada ley marca que sí existe un trabajo en horario continuo, reciben instrucciones de un patrón, realizan determinada labor en la misma instalación y reciben un salario por tal acción, son acreedores a los beneficios que marca la Constitución y serán los consorcios los que se responsabilicen y no el gobierno federal.

Por lo anterior, reconoció que existe nerviosismo entre los hombres de negocios a nivel nacional, de que el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” pueda poner a los consorcios en apuros y demandó un marco normativo que ampare a ambas partes de la relación laboral que asumirán.