Trump traslada silenciosamente a 1,600 niños migrantes a Tornillo, Texas

Nadie lo sabía, pero de noche, decenas de autobuses transportaban a pequeños al remoto Centro de Detención de Inmigración en la árida y desolada, Tornillo; en la punta oeste de Texas.

Tampoco se sabía lo que el Departamento de Seguridad Nacional de la administración Trump había ordenado que se ejecutara bajo la noche.

"Acabamos de solicitar la razón del porque los trasladaron y el número de guatemaltecos que se encuentran ahí. Nosotros estamos en apresto y haciendo las continuaciones necesarias para poder viajar a la ciudad de El Paso y poder verificar esta situación y ver las condiciones en las cuales están siendo trasladados a estos lugares y verificar su buen estado de salud y ánimo, y principalmente la razón por la cual estuvieron trasladados a este lugar”, aseguró José Paniagua, cónsul de Protección Guatemala en El Paso, Texas.

Nadie sabe en qué tipo de condiciones viven y duermen estos niños y niñas inmigrantes. Lo que se sabe es que este campamento infantil tiene capacidad para albergar a 3, 400. Que desde su apertura en junio del presente año su capacidad se triplicó y que hoy están encarcelados 1, 600 bebés, niñas y niños lejos de sus padres.

Además, Noticieros Televisa pudo confirmar que, en comparación con otros centros de detención, tampoco se les da ni juguetes, ni educación académica.

“No pueden salir. No pueden ver a sus familiares. No los pueden visitar. Estamos hablando de una cárcel. No importa que digan es que tienen buena comida”, precisó Mauricio Beltrán, activista.

"Esta situación puede dañar a los niños, que digamos que más adelante pueden tener problemas mentales más adelante, depresión, ansiedad, que pueden llegar a un punto que están usando drogas o alcohol, por ejemplo, para ayudar a ellos a otro tipo de salud mental. También pueden llegar a un punto donde están teniendo problemas con deficiencias cardiacas y eso no son nada buenas para nuestra gente”, detalló la pediatra Gaby Higuera.