Caifanes y la Banda MS juntos en el MGM Grand Garden Arena, Las Vegas.

Del rock a la banda en una sola noche, en un mismo lugar y por el mismo boleto, algo que sólo puede ocurrir en Las Vegas.

LAS VEGAS, EU.- La capital del entretenimiento y en plena celebración de las fiestas patrias ofreció un cartel que en México se antoja imposible, pero que aquí se hizo realidad al reunir en un mismo escenario a Caifanes y a Banda MS.

En el MGM Grand Garden Arena, la noche del viernes miles de mexicanos tuvieron una disímbola celebración que los llevó a corear los éxitos de Caifanes y terminaron bailando con la Banda MS de Sergio Lizárraga.

Dos alternativas musicales en las que los mexicanos que viven en Estados Unidos ven una identidad que los une a su hogar.

Con la nostalgia a flor de piel, los prejuicios musicales no existen, así que no importa que Caifanes inicie el show.

En una actuación de poco más de media hora, el grupo integrado por Saúl Hernández, Sabo Romo, Alfonso André y Diego Herrera lograron entablar una comunión con el público.

"Es un honor estar contigo, te agradecemos ese aplauso de todo corazón", dijo Saúl a una audiencia que escuchó y a veces coreó los temas, pero que quedó encantado con La célula que explota y se paró a bailar con La negra Tomasa, canción con la que cerraron su participación para dar paso a lo más esperado de la noche.

En 11 minutos, cronológicamente contados a través de una pantalla, se dejó listo el escenario para el arribo de Banda MS, que en dos horas entregó sus éxitos y también los temas de su nuevo disco.

Los músicos originarios de Sinaloa cumplieron lo que prometieron pues hicieron que la audiencia bailara, riera, cantara y también gritara.