Cantante de Cranberries se ahogó accidentalmente en el baño: forense

La emblemática cantante del grupo de rock irlandés The Cranberries, Dolores O’Riordan, murió ahogada accidentalmente en enero en la bañera de su habitación de hotel tras haber consumido alcohol en exceso, estableció este jueves una forense londinense.

Dolores O’Riordan murió el 15 de enero, a los 46 años, en un hotel de Londres, donde se alojaba mientras realizaba una sesión de grabación de una nueva versión de su gran éxito "Zombie", sobre el conflicto en Irlanda del Norte.

Una agente policial, Natalie Smart, que acudió al lugar de los hechos, afirmó durante la audiencia haber "visto a O’Riordan sumergida en la bañera con la nariz y la boca totalmente bajo el agua".

En su habitación se encontraron varias botellas de alcohol vacías además de frascos de medicamentos vendidos únicamente con prescripción médica.

A la cantante se le había diagnosticado un trastorno de bipolaridad pero respondía bien a su tratamiento, según la investigación de las causas de su muerte. O’Riordan alternaba los periodos de abstinencia de alcohol con otros de consumo excesivo.

Los análisis toxicológicos señalaron la presencia de cantidades "terapéuticas" de estos fármacos en su sangre y una tasa de alcohol cuatro veces superior al límite legal autorizado para conducir en Reino Unido (0.8 gramos por litro de sangre).