¿Apple compra Tesla?

Así como existen parejas míticas de Hollywood, también hay romances idílicos en Silicon Valley. Algunos se toleran después de años de convivencia, como Google y Amazon y otros siempre han estado en el imaginario colectivo, como Apple y Tesla.

Si la primera se ha distinguido por su innovación y diseño y por poner en boca de todos el concepto de teléfono inteligente, Tesla ha hecho algo similar en el campo de la tecnología automotriz. Y ambos tienen seguidores fieles que no aceptan imitaciones y se unen en defensa de sus causas. Tanto Apple como Tesla han sido capaces de levantar sendos imperios basados en la pasión y la tecnología.

Ahora las dos tienen algo que la otra necesita. Apple tiene dinero, un nombre sólido y un equipo de trabajo estable. Todo ello es una baza importante para Tesla que ha visto como sus acciones se desplomaron en las últimas semanas y precisa una importante cantidad de inversiones para continuar con sus proyectos, pese a la omnipresencia de Musk en redes sociales, no siempre provechosa para su compañía.

Tesla, por otra parte, tiene matrícula de honor en la industria del automóvil por diseño, innovación y por convertirse en pionera en el ámbito de las emisiones cero y los coches inteligentes, un sector que Apple nunca descartó del todo.

Así, no es extraño que desde hace unos meses muchos especularan con la posible compra de Tesla por Apple. Esta última tiene el dinero para la operación (unos 50.000 millones de euros) sobre todo teniendo en cuenta que recientemente ha repatriado muchas empresas y ha recuperado más de 200 mil millones de euros. Y podría ganar mucho con las acciones que subirían sin duda.

El año pasado, cuando a Musk le preguntaron por esta posibilidad, su respuesta fue “Sí, no creo que quieran tener esa conversación. Al menos no he escuchado ningún indicio de que lo hagan". Obviamente, Apple sigue fabricando algunos excelentes productos. Yo uso sus teléfonos y sus portátiles, son geniales…” La realidad es que no es la primera vez que se habla de esto ya que en 2013 Musk se reunió con Adrian Perica, jefe de adquisiciones de Apple, aunque nunca trascendió el contenido que se trató.

Y las opiniones son encontradas. Especialistas de Fortune y Business Insider señalan que sería un buen movimiento. Al igual que muchos accionistas de Tesla que no están muy felices con las declaraciones de Musk de llevar la compañía a manos privadas.

Y luego está Warren Buffet, un magnate de Wall Street cuya empresa, Berkshire Hathaway, tuvo en 2017 ingresos netos de unos 40.000 millones de euros. Buffet es el tercer hombre más rico del mundo, tras Bill Gates y Jeff Bezos (Amazon).

Durante una entrevista con Fox Business Network, Buffett dijo que si hay algo que Apple definitivamente no debería hacer, es invertir en Tesla. Es una "muy mala idea", principalmente debido a la naturaleza de la industria automotriz, en la que Apple nunca ha tenido ninguna participación.

Y Tim Cook (CEO de Apple) debería escuchar a Buffet, sencillamente porque el magnate tiene cerca de 50.000 millones de euros en acciones de la compañía que lidera.

Aunque hay una tercera opción. Al igual que ocurrió en tiempos convulsos, cuando se despidió a Steve Jobs de Apple, podría forzarse el retiro de Cook, que Apple compre Tesla y que el director general pase a ser Elon Musk. Eso es lo que anticipa un experto en Forbes y puede sonar descabellado, pero sin duda sería divertido y veríamos más innovaciones en el sector.