Laura Pausini en el Luna Park: El aliento del corazón

A bordo del World Wide Tour 2018, la máxima exponente del pop italiano regresó a la Argentina para presentar en vivo “Hazte sentir”, su nuevo álbum, repasar todos sus grandes éxitos y homenajear a Madonna en el día de su cumpleaños.
Después de recorrer gran parte de Europa, Estados Unidos, México, Guatemala, Costa Rica, Ecuador y Perú, y antes de sus escalas en Chile y Brasil, finalmente el World Wide Tour 2018 arribó a la Argentina, cristalizando así el reencuentro entre Laura Pausini y sus fans locales, a dos años de su última visita. Ante un Luna Park con localidades agotadas, y tras la apertura a cargo del rosarino Stefano Marocco, la máxima exponente del pop italiano desplegó la candidez y la sencillez que la caracterizan en un show que tuvo como pretexto presentar Hazte sentir, el álbum número trece de su carrera.

Ya sea en español, italiano y también en inglés, el nuevo material de Pausini se adapta a los sonidos contemporáneos apelando a bases electrónicas, ritmos bailables y cierto sabor latino urbano, como destilan las celebradas “Está allá”, “Fantástico (Haz lo que eres)” y “Nuevo”. De todos modos, el pop melódico, la balada y los tiempos medios con los que triunfó en todo el mundo continúan siendo los senderos principales por los que se desenvuelve su música y en donde ella se mueve como pez en el agua.

Flamantes y cálidas melodías como las de “Nadie ha dicho”, “Verdades a medias”, “El valor de seguir adelante” y “La solución”, entre otras, no desentonaron intercaladas entre clásicos de la talla de “Primavera anticipada”, “Las cosas que vives” y “La soledad”. La diva italiana sabe cómo cautivar a su público a través de historias de amores perdidos y encontrados, de perseverancia, de aprovechar las oportunidades y animarse a decir todo lo que uno tiene guardado: todas expresiones, que aún con matices y claroscuros, dejan siempre una estela de esperanza.

“Dicen que en mis conciertos charlo mucho, pero también canto mucho”, admitió Pausini entre risas y en un perfecto castellano, para luego desaparecer unos minutos de escena, darse un respiro, renovar el vestuario (fueron cuatro cambios en total) y dejar todo a cargo de Mónica Hill, Gianluigi Fazio y Roberta Grana, el trío de experimentados coristas que se lució con un popurrí de canciones de Ed Sheeran y Justin Timberlake.

El segundo tramo del concierto no estuvo exento de sorpresas: interpretó “E ti prometteró” tras recibir una carta de una pareja del público con planes de casamiento y “Me abandono a ti”, compuesto a dúo por Madonna y la cantautora italiana hace algunos años atrás, sonó en el Luna con motivo del cumpleaños número 60 de la Reina del Pop.

“Volveré junto a ti” y el gran éxito “Amores extraños” formaron parte de un set acústico en el que sobresalieron las guitarras de Nicola Oliva y Paolo Carta -pareja de Pausini, padre de su hija, la pequeña Paola, y además director musical de una banda versátil-. Los climas intimistas, a cargo del pianista y tecladista Fabio Coppini, mutaron a otros más tempestuosos en los que hicieron su aporte Roberto Gallinelli (bajo), Carlos Hércules (batería) y Ernesto López Maturell (percusión). Fue precisamente a la hora de las power ballads (“Como si no nos hubiéramos amado”, por ejemplo) donde todo ese andamiaje instrumental mostró lo mejor de sí, destilando una pátina rockera a la que se sumó la propia Laura desde una vocalización potente, aguerrida y que, sin estridencias ni gritos, demostró una fuerza arrolladora.

“Entre tú y mil mares”, “Se fue” (acompañada por un afortunado fan invitado a cantar a dúo), “Viveme”, “Dispárame, dispara”, “Emergencia de amor”, “En cambio no” y la versión remixada de “Nadie ha dicho”, junto a Gente de Zona, cerraron una noche engalanada por una puesta basada en amplios paneles de led, plataformas, luces de última generación, efectos especiales y humo. Sin arriesgar demasiado musicalmente en su último trabajo discográfico ni despegándose del libreto que la consagró a nivel mundial, Laura Pausini conserva un importante caudal de seguidores que la idolatra como el primer día.