Muse: Con un pie en los 80

Mientras la banda lustra su próximo álbum, previsto para la primavera, Billboard habló con Matt Bellamy sobre el origen de “Something Human”, su video retro y cómo hacen balance entre el tiempo con su familia y sus monstruosas performances.
Hablá con un fan de Muse y te dirá que el mejor modo de escuchar al trío de rock es en vivo, en uno de esos enormes espectáculos de estadio. Y, afortunadamente, para los fanáticos, esa clase de escenario no es improbable. Matt Bellamy, Chris Wolstenholme y Dominic Howard estuvieron casi de gira perpetua en la última década; la última, Drones World Tour, incluyó 132 presentaciones a lo largo de 18 meses en un tour que atravesó cuatro continentes, en 2015 y 2016. Así que quizá sea inevitable que cuando la banda británica apriete el freno y cierre el capítulo Drones, vaya a gravitar hacia un sonido más personal, mientras registra su octavo álbum de estudio.

Así hace su aparición el nuevo track “Something Human”, lanzado como un capítulo aparte de sus dos poderosos singles, el glam rock “Dig Down” y el rock de radio americana “Thought Contagion”, para enfocarse en cambio en la realidad de sus vidas: “diez mil millas en la ruta, quinientas horas hasta llegar a casa”. Al tema lo acompaña un video de tono ochentoso. Si extrañás los días del VHS, este tema es una cura melancólica.

Se encaminan hacia un ciclo con un nuevo álbum; ¿cómo se siente el ingreso a este nuevo capítulo para la banda y sus fans?
Estamos muy excitados. Por el momento nos encontramos poniendo los toques finales, esperando terminar el álbum en las próximas semanas. Si todo va bien, el disco saldrá en noviembre. Hicimos este álbum con el tiempo bastante espaciado durante el último año y medio, intercalado con los shows. El año pasado dimos 30 conciertos, la mayoría en los Estados Unidos, y este año seis shows. Se siente algo saludable el balance entre tocar varios shows en diversos lugares con el trabajo en el estudio, sin terminar agotado por ninguna de las dos cosas. Nos da más balance: tocando en vivo, pero no tanto como para desear un descanso, es refrescante por esa razón. Y en esta oportunidad nos involucramos como nunca en el proceso de los medios. Estuvimos trabajando con Lance Drake y esperamos seguir trabajando con él para los videos del álbum con la idea de construir algo alrededor, aunando los temas, de alguna manera.

Los primeros dos tracks adelanto, “Dig Down” y “Thought Contagion”, son grandes canciones, épicas. Pero “Something Human” se siente más personal y real. ¿De dónde vino la inspiración?
La canción viene de sentirte agotado por estar tanto tiempo en la ruta. El Drones Tour fue fantástico y estamos muy felices de cómo salió, pero al mismo tiempo fue extenuante. Seis noches en París, cinco en Londres, el mismo show… Es la primera vez que hacemos eso, un extenso tour de estadios con múltiples noches en múltiples ciudades. La naturaleza del álbum y del show era bastante oscura en su mensaje y su tono, y pienso que vivir dentro de eso por bastante tiempo puede vaciarte. Mostrábamos un set de canciones sombrías que se complementan con el show visual, con los drones volando alrededor y la policía antidisturbios al inicio. Es una vibra oscura, lo cual es bueno, pero cuando lo llevás haciendo por mucho tiempo, el resultado natural ni bien terminás la gira es “Something Human”, una suerte de cable a tierra, que trata sobre estar cansado y querer volver a casa, sobre regresar a una vida normal.

Con tantas giras de Muse, ¿cómo hacés para estar cerca de tu hijo y tus afectos?
Encontramos un balance a lo largo de los años. Con el Drones Tour –la gira más ardua que hemos realizado– se nos ocurrió agendar la mayor cantidad de fechas en el verano, cuando los chicos no van al colegio. De ese modo, nuestras familias pueden estar de gira con nosotros. Así encontramos un balance, pero debo admitir que va a pasar mucho tiempo antes de que vuelva a hacer algo tan extenso como el Drones Tour, con tantos shows en un año. Realmente disfruté el año pasado y este, habiendo encontrado ese balance donde todos los shows se sintieron especiales porque no tocamos esforzándonos, y cuando no estamos en gira, no nos sentimos exhaustos y por eso entramos excitados al estudio. Te excita hacer música nueva. Desearía poder seguir haciendo eso en el futuro.

El nuevo video –un muchacho que pide devolver una cinta VHS antes de convertirse en hombre lobo– continúa el hilo de nostalgia por los 80 del video de “Thought Contagion”. ¿Cuál fue la inspiración para estos videos tan estilizados?
Siento que estamos moviéndonos hacia una época de realidad virtual y realidad simulada, y ese es uno de los temas del álbum, la idea de que la fantasía se vuelve real, las simulaciones pasan a formar parte de nuestra vida cotidiana. Sea que estamos en el terreno de la ciencia, donde se simulan agujeros negros, el inicio del Big Bang y esas cosas, o en el del entretenimiento, percibo que en esta época la simulación pasa a ser un modo fundamental de cómo interactuamos, pero también se vincula con nuestro entendimiento del universo y de la ciencia. Por esa razón, vivimos en una época en donde podés ser cualquier cosa en cualquier momento, y yo quiero volver a los tempranos 80 y a Volver al futuro. Soy un firme creyente en el metamodernismo, esta idea de que vivimos en una época que se define por oscilar entre dos polos extremos, así que hacer algo retro pero futurista al mismo tiempo es característico de estos tiempos. Superamos el punto en que hacer algo retro es tabú. Se trata de explorar lo que significa vivir esta época, donde podemos ser lo que queramos y simular cualquier realidad. Estamos en el cénit de ese pensamiento, yo creo.

Siento que puedo volver a mis recuerdos más tempranos, los recuerdos de las cosas que me influyeron como chico, desde los films hasta la música. Creo que la música de films fue una influencia tan grande como el pop y el rock de los charts. Mis primeros recuerdos como chico son estar mirando films como E.T., Volver al futuro o El hombre lobo americano. A medida que fui creciendo, me fui dando cuenta de cuán influyente fue ese período, desde un punto de vista musical, porque era la música, tanto como la fantasía, lo que entraba en mi imaginario. Eso jugó un rol muy importante en la música de Muse. Otra razón importante del estilo visual es que para mí esta época se siente un poco como los tempranos 80, en el sentido de que hay correlación entre los cambios políticos que pasan en el mundo, y en que la gente reacciona un poco a lo que pasa, porque resulta muy convulsionado y difícil de entender. Entonces algunos se refugian en la fantasía y la nostalgia para escapar de la realidad.

Felicitaciones por el film Drones World Tour. ¿Pudiste verlo e imaginarte como una estrella de cine? ¿Imaginaste que sería posible para vos y la banda?
No, para nada [risas]. No pude ver el film completo, pero fui al cine a ver la nueva Star Wars [Solo: A Star Wars Story] y pasaron un trailer del film Drones un poco antes, y la verdad que me sorprendió. Ni siquiera sabía que había un trailer ni que iba a pasarse en los cines, así que fue muy loco verme ahí arriba, en la pantalla. Pero no, nunca pensé que fuéramos a dedicarnos a eso. Es un signo de nuestros tiempos. Ahora podés movilizar una base de fans alrededor del mundo para ir al cine un día (12 de julio), y lo que es excitante de ese día es toda la actividad de las redes sociales, organizándose para ir al cine desde Australia y Sudamérica hasta la India e Indonesia. Ver a todos esos pequeños grupos de fans yendo al cine es sin duda fuerte.