Con ’portería embrujada’, Tigres otra vez decepciona en la Copa MX

*Tigres no pudo con Tapachula en casa y repartieron puntos para que los felinos quedaran últimos del Grupo 9 con un punto.

Tigres sigue sin dar una en la Copa MX, cayó ante San Luis en la Jornada 1 y, este miércoles, en la 2 frente a Cafetaleros no se cansó de perdonar a su rival y tuvo que conformarse con el empate a cero, pese a tener un hombre menos el conjunto de Tapachula y varias opciones de gol.

Los auriazules generaron jugadas de peligro para ganar sin problemas, pero no concretaron y se mantienen en el sótano del Grupo 9 con solo un punto; Cafetaleros es segundo con dos unidades y el primer sitio es de los potosinos con cuatro.

Durante todo el partido, los de Tuca dominaron a los de la Liga de Ascenso, al 17’ Juninho disparó en tiro libre y por poco hace el primer tanto.

Más tarde comenzaría la lluvia de jugadas de peligro que no pudieron concretar ni Enner Valencia ni Julián Quiñones.

Fue en la parte complementaria cuando se dieron la mayor parte de estas oportunidades en la portería sur del Estadio Universitario.

Al 49’, Valencia mandó por encima su disparo; al 57’, Ismael Sosa desde tres cuartos de cancha disparó y el balón pegó en el travesaño.

Otra clara fue al 62’, Quiñones se quitó al arquero y cedió en el área a Valencia para que este la estrellara en el defensa. La historia parecía iba a cambiar cuando al 66’ llegó la expulsión a Mario Ortiz, Cafetaleros se quedó con un hombre menos por la barrida sobre Damián Torres, pero aún así Tigres no pudo.

Valencia, de espalda al arco, mandó por un lado su remate al 70’, al 82’ le robaron el balón a Sosa en el área cuando no había portero y poco después se pidió la pena máxima en falta de Óscar Sánchez sobre Torres, pero no se concedió.

Mientras que al 88’, Israel Jiménez disparó de larga distancia, el arquero Carlos López rechazó y el balón le quedó a Quiñones, quien remató picado e inexplicablemente el esférico no entró. Una jugada similar ocurrió al 93’, pero con Valencia.

Fue así que concluyó el juego sin goles y hubo quien señaló que la potería parecía embrujada, ya que nadie podía creer en el Volcán que los universitarios no habían logrado hacer ni un tanto.