¡Retos virales pueden ser mortales!

Competir, ganar un par de likes y, como último objetivo, obtener reconocimiento en redes sociales son las razones, por las que niños, adolescentes y hasta adultos se le miden a retos en internet, muchos de ellos peligrosos y hasta letales.

De acuerdo con la psicóloga Jimena Salazar, docente investigadora de la Universidad CES, los niños entre los 7 y los 9 años son los más proclives a participar de este tipo de desafíos, porque quieren impresionar a sus pares pero aún no tienen la capacidad de comprender las consecuencias de sus actos. Esto, sumado a un pobre acompañamiento en casa, es una combinación peligrosa.

Los preadolescentes, que sí tienen consciencia de los efectos de sus acciones, al sumarse a retos en línea lo que buscan es una validación, no solo externa sino también por parte de ellos mismos.

“Incluso está relacionado con vacíos afectivos, la necesidad de ser tenido en cuenta o llamar la atención por medio de conductas que pueden ser negativas, porque la sociedad tiende darle más valor a las conductas negativas que a las positivas, son más visibles en los medios y se convierten en una manera de sobresalir, de ser reconocido por lograr algo que nadie más puede hacer”, explicó Salazar.

Aunque suena tonto, no es algo nuevo. Atreverse a hacer algo que pocos hacen con el fin de ganar aprobación no es exclusivo de las nuevas generaciones: antes, el que permaneciera más tiempo bajo el agua de la piscina o el que durara más con la bicicleta levantada sobre la rueda trasera se llevaba la admiración de los amigos. Hoy, internet lleva los desafíos más allá, no solo en número de espectadores sino también en el nivel de riesgo.

Desde que convivimos a diario con las redes sociales, los retos virales son tema habitual que, incluso, alcanza los titulares de los medios. Y aunque la tendencia puede tener una buena causa, como el caso del ‘Ice Bucket Challenge’, con el que decenas de famosos se lanzaron agua helada encima para apoyar el estudio de la esclerosis; o ser inofensiva como el ‘harlem shake’, cuyos videos virales registraban a un grupo de personas haciendo movimientos peculiares al ritmo de una canción; también puede ser peligrosa, como los retos que le presentamos a continuación:

Bailar al lado de un carro en movimiento, con la puerta abierta, es uno de los retos virales más recientes y, por supuesto, con mayores riesgos. Algunos, incluso, abandonan el volante para salir del auto y bailar.