A buscar el voto útil y levantar campaña llama Navarrete a perredistas

Con la notable ausencia del mandatario Silvano Aureoles Conejo, quien se ha deslindado de apoyar al Frente presidencial que su partido integra con el PAN y Movimiento Ciudadano, así como sin presencia de funcionarios estatales afines al PRD, los perredistas dieron inicio a la celebración de sus 29 años de fundación, en medio de una decisión interna y éxodo de militantes hacia otro recodo de oposición.

Encabezados por el ahora jefe moral del Partido de la Revolución Democrática, Carlos Navarrete Ruiz, y el dirigente estatal del aurinegro Martín García Avilés, este último dijo que los perredistas se han quedado en intención pero "estamos a 60 días de consolidar" el regreso en la búsqueda del cambio que requiere el país, consolidando un Frente en la unidad ante la divergencia y en medio de un escenario en que ya no es tiempo de grandes liderazgos sino de grandes militantes.

"Todavía somos un partido joven" que tiene mucho por aprender y por madurar, asumió en el acto a los pies de la efigie del General Lázaro Cárdenas, donde llamó a la militancia presente y ausente a no permitir que la oscuridad obligue a que "entre nuestras manos se escurra la posibilidad de ganar por primera vez la Presidencia de la República".

Carlos Navarrete Ruiz, tras saludar a los candidatos perredistas que contienden en este 2018 presentes ahí también, y entre banderas amarillas, y quien es uno de los fundadores del partido, recordó que cuando el PRD nació no se podían manifestar en la calle con banderas y "no se contaban los votos, no sabíamos dónde acababa el PRI y empezaba el gobierno porque son lo mismo".

El guanajuatense recordó el año 1989 en que "comenzamos a pagar nuestra cuota de sangre" en la lucha por la democracia. Ahora el PRI solo gobierna la mitad del país y el resto de los estados la oposición.

Por México al Frente consolida y pone a cada quien en su lugar: pero la izquierda no va consolidada en una sola coalición, observó, y el PRD cambió directrices al sufrir la izquierda la mayor división de su historia hace 6 años cuando AMLO perdió de nuevo la contienda presidencial y dejó las filas del aurinegro, a quien cuestionó por estar desdeñando al perredismo que no se arrodilló ante ese caudillo "y no podemos arrodillarnos con facilidad porque estamos acostumbrados a caminar".

Desde 1999 el Sol Azteca se ha ido aliando con Acción Nacional ganando unas gubernaturas y perdiendo otras. Más esta es la primera coalición rumbo a la Presidencia, justificó.

Navarrete Ruiz acusó a los morenistas de "están rabiosos, quisieran vernos destruidos, compañeros que ahora cuando hablan nada más falta que les salga espuma". Pero ante la indignación de México por la corrupción, el Frente tiene una candidatura y un proyecto de Nación por consolidar, en una elección centrada entre dos similares pero con gran diferencia.
Pero previó un escenario de segunda vuelta fáctica, es decir, que si arroja un resultado fe voto cerrado en punteros habrá un escenario de nuevo voto en que ya deberá ganar quien vaya adelante, por una diferencia del 50 por ciento que será definido por el voto de quienes simpatizaban por los tres últimos candidatos no punteros.

Por ello pidió poner de pié al perredismo en los municipios, reagrupar a la militancia toda, enfatizar campaña en las comunidades, y "vayan a buscar el voto de los otros partidos: impulsen el voto util" para llevar a Ricardo Anaya al triunfo, tras dejar el liderazgo y la respondabilidad de convocatoria de esta campaña en Michoacán a Antonio García Conejo