El universo sonoro de Radiohead se tomará Bogotá

No son muchos los que salen vivos de una industria en la que la independencia creativa suele ser sinónimo de muerte comercial. Radiohead lo ha logrado varias veces. 25 años después del lanzamiento de su primer disco, la banda llegará a Bogotá para encabezar el Soundhearts Festival este miércoles.

A mediados de los 90, cuando el britpop era el foco musical de Gran Bretaña y una enorme parte del público norteamericano aún alababa la crudeza del grunge, cinco amigos músicos decidieron no alimentar la larga cadena de sonidos comerciales.

El 16 de junio de 1997, Radiohead entregó su manifiesto de rebeldía. La obra maestra se llamó ’OK Computer’. Una de sus fuentes de inspiración fue internet, que empezaba a entrar a los hogares. El grupo intuyó que esa intromisión de las telecomunicaciones en la vida cotidiana sería una revolución.

Antes de eso, la banda conformada por Thom Yorke (voz y guitarra), Jonny Greenwood (guitarra), Ed O’Brien (guitarra), Colin Greenwood (bajo) y Phil Selway (batería) había publicado sus dos primeros álbumes, ’Pablo Honey’ (1993) y ’The Bends’ (1995).

El primero trajo consigo el éxito debut de Radiohead: ’Creep’, una oda rockera a la desadaptación, que se asemejaba mucho a la onda grunge. Aunque la banda reconoce que no la soporta, sigue siendo una de sus canciones más conocidas. ’The Bends’, su segundo álbum, fue un intento por alejarse un poco más del convencionalismo del rock con canciones como ’Street Spirit’ y ’Just’.
Pero con la llegada de ’OK Computer’ la banda estuvo lista para pararse justo en el borde de lo conocido y usar el rock como un escalón para mirar más allá. Guiada por su incertidumbre frente al futuro, creó piezas que explotaron su potencia experimental, como ’Karma Police’, ’Airbag’, ’No Surprises’, ’Let Down’ y ’Paranoid Android’, que fusionaba secciones de tres canciones diferentes.

“Para mí, (el álbum) está bastante atrapado en su tiempo, y en él escucho ese período de mediados y finales de los 90, pero también hay algo más allá de eso. Esencialmente, es una buena colección de canciones, es el sonido de una banda que trataba de empujar los parámetros de lo que hacía”, le contó hace poco el baterista Phil Selway al diario ’El Mercurio’, de Chile.
La producción estuvo a cargo del británico Nigel Godrich, quien no sólo es reconocido por haber producido todos los álbumes de Radiohead desde 1997, sino también por su trabajo con Roger Waters y Paul McCartney.

’OK Computer’ fue el álbum que cambió las dinámicas. Rápidamente, Radiohead se ganó un estatus como banda de culto. ’Kid A’ (2000) fue el siguiente peldaño, un trabajo aclamado por la crítica que marcó un momento determinante, en el que Radiohead fue en contravía de lo comercial. Eliminó todo rastro de sus guitarras roqueras y creó su sonido a partir de efectos.

’Everything In Its Right Place’, ’Kid A’ e ’Idiotique’ demostraron el nivel de experimentación que Radiohead podía alcanzar. ’National Anthem’ traía a la memoria ’A Day In The Life’, de The Beatles, mientras que ’How To Disappear Completely’ y ’Optimistic’ tenían un poco más definidas sus raíces en el rock. No había manera de encajarlos. Tenían un sonido propio y se mantuvieron sumergidos en él con su siguiente álbum ’Amnesiac’ (2001).

Luego llegaría ’Hail to the Thief’ (2003), cargado de rabia y tristeza con connotaciones políticas claras y referencias a obras literarias como ’1984’, de George Orwell. La experimentación se mantuvo, pero en el 2007 llegó ’In Rainbows’, que se acercó a melodías más claras y amigables.

Desprendiéndose por primera vez de la representación de una disquera, Radiohead habilitó la descarga digital de ’In Rainbows’ bajo la premisa de que el público era el que debía definir cuál era el valor que pagarían por el álbum. Los seguidores de la banda podrían escoger el valor que le otorgaban al disco o simplemente descargarlo de manera gratuita.

En el 2011 llegó ’The King Of Limbs’, que no fue un favorito instantáneamente, pero que llamó la atención por la forma como sus canciones fueron construidas. En ’Give Up the Ghost’, ’Lotus Flower’ y ’Codex’, entre otras, se usaron la repetición y el ritmo como elementos claves.

Cinco años después, Radiohead lanzó ’A Moon Shaped Pool’ en el 2016, que tuvo como campaña de expectativa que todas las redes sociales de la banda y sus integrantes quedaron en blanco antes del anuncio. El álbum resultó siendo un compendio melancólico y experimental de canciones que incluyó ’Burn The Witch’, ’Daydreaming’ y ’True Love Waits’.

Después de semejante recorrido, Radiohead celebró uno de los grandes puntos de su carrera con la reedición, 20 años después, de ’OK Computer’. La nueva versión, llamada ’OKNOTOK 1997 2017’, incluyó tres canciones inéditas: ’I Promise’, ’Man of War’, and ’Lift’, todas compuestas

El año pasado, Radiohead lideró el festival Glastonbury, en Inglaterra, junto a Foo Fighters, y reunió a casi 90.000 personas en Coachella, en Estados Unidos. Ahora se prepara para su debut en Colombia. Aunque aún no es claro qué canciones interpretará en Bogotá, se espera que sea una noche cargada de nostalgia y de energía.