Justicia rusa ordena bloqueo de Telegram

La justicia rusa ordenó este viernes el bloqueo de la aplicación de mensajería cifrada Telegram en Rusia por no facilitar a los servicios especiales la forma de leer los mensajes de los usuarios de la aplicación.

Denunciando una "guerra contra el progreso y la libertad", la aplicación, que cuenta con 200 millones de usuarios en todo el mundo y cuyos fundadores son de origen ruso, es conocida por ofrecer una alta confidencialidad y rechaza desde hace meses plegarse a los requerimientos de las autoridades rusas, que ejercen una creciente presión sobre internet estos últimos años.

En un tribunal de Moscú, la juez Yulia Smolina ordenó el bloqueo de la aplicación en su territorio hasta que cumpla la obligación de brindar a los servicios de seguridad la información necesaria para descodificar mensajes electrónicos escritos, transmitidos, recibidos por sus usuarios.

El organismo de control de comunicaciones Roskomnadzor, que recurrió a la justicia, advirtió el jueves que la decisión se implementaría "inmediatamente" una vez se conociera el veredicto.

La audiencia se celebró sin los representantes de Telegram, que dijeron no querer participar en una "farsa"
La justicia sirve a los intereses del poder...

El abogado de la aplicación Pavel Chikov denunció una decisión que demuestra una vez más que la justicia sirve fielmente a los intereses del poder, sin preocuparse de guardar las apariencias.

Este juicio "acerca a Rusia a los países donde se impone el odio, donde se cortan cabezas y se lucha contra el progreso y la libertad", añadió en su cuenta de Telegram.