¿Por qué los pingüinos pueden enseñarnos a vivir en pareja?

Vivir en pareja implica una serie de responsabilidades por parte de los dos miembros, así como cambios ineludibles, nuevos hábitos y, sobre todo, acciones que permitan el sano desenvolvimiento de las personas vinculadas.

Sin embargo, si de amor, comunicación, fidelidad, familia e hijos se trata, los pingüinos son muy buenos maestros, y es que aunque es una especie ovípara pequeña, estas aves poseen grandes cualidades, que si bien son vistas desde su proceso de reproducción, sí pueden enseñar a los seres humanos a cómo vivir en pareja:

Fidelidad
Se aparean únicamente con la misma pareja año con año. Además pueden encontrar a su compañera de vida, entre miles de pingüinos en el lugar de apareamiento.

Comunicación
Al iniciar el cortejo, los machos suelen comenzar emitiendo un llamado que resulte agradable a la hembra, estableciendo comunicación entre ambos, la cual permanecerá durante todo el apareamiento.

Hogar
Para atraer a la hembra, el pingüino macho, construye el nido donde habitarán con su pareja, como parte del cortejo.

Familia
Tanto los machos como las hembras pingüino son los responsables de incubar sus huevos, y es muy importante el retorno de la pareja en el momento oportuno para hacerse cargo de los huevos, ya que de no hacerlo, el pingüino que está en el nido puede morir de inanición o al salir del nido por alimento expone sus huevos a los depredadores. Los pingüinos son una especie que puede poner hasta tres huevos a la vez, los cuales se incuban por un periodo que varía de 25 a 45 días, según la especie.

Hijos
Los machos pueden segregar de su estómago una sustancia rica en proteínas y grasas, similar a la leche, que dan como primer alimento a sus crías, permitiéndoles así desarrollarse y sobrevivir, sobre todo si las hembras tardan en regresar del mar.

Debido a que los pingüinos no tienen plumas al nacer, ambos padres deben proteger a sus pichones del frío y el sol, aun cuando han comenzado a independizarse, forman grupos muy grandes que reciben el nombre de "guarderías", donde son cuidados por algunos pingüinos adultos.

Sociedad
Los pingüinos pueden convivir por igual con los demás animales de su hábitat. Tan sólo en la Antártida cohabitan 50 especies de artrópodos que comprenden crustáceos e insectos; así como varios tipos de vertebrados terrestres y marinos, entre ellos seis especies de focas. Sin dejar de mencionar a las aves y fauna marina.