Muere guitarrista Coco Schumann, últimos testigos del Holocausto

El músico y guitarrista alemán de jazz Coco Schumann, uno de los últimos testigos del Holocausto en Alemania, murió a los 93 años en Berlín, informó hoy su discográfica en la capital germana.

Hijo de una madre judía y un padre cristiano convertido al judaísmo, Heinz Jakob Schumann, así su nombre real, fue uno de los primeros músicos en Alemania en tocar una guitarra eléctrica y popularizar el swing y el jazz en el país.

Pese a la persecución de los judíos por la dictadura nazi, Schumann, un autodidacta que además tocaba la batería, logró actuar en diversos clubes y bares hasta 1943, cuando alguien lo denunció y fue deportado al campo de concentración de Theresienstadt. Allí formó la banda "Ghetto Swingers", que era obligada a dar conciertos para las SS.

En septiembre de 1944 fue trasladado junto con su grupo al campo de exterminio de Auschwitz, donde tenía que tocar para dar la bienvenida a los nuevos prisioneros. En 1945, durante una "marcha de la muerte" hacia Austria, fue liberado por tropas estadunidenses. Salvo una etapa de cuatro años en la que vivió con su familia en Australia, Schumann permaneció en Alemania, donde tocó con conocidas bandas alemanas como la del violinista de jazz Helmut Zacharias, y grabó varios discos.

Su apodo Coco, dicen, se lo debía a una novia francesa que no era capaz de pronunciar "Heinz Jakob". En 1997 publicó su autobiografía, Der Ghetto-Swinger, que en 2012 fue llevada a las tablas como musical en Hamburgo.