¿Los cigarros electrónicos son menos dañinos? En EU ya lo indagan

Philip Morris quiere pasarse a un “futuro libre de humo”, pero los entes reguladores de Estados Unidos consideran necesarios más datos para evaluar todos los posibles riesgos para la salud de los nuevos cigarrillos electrónicos de la empresa.

Aunque iQos, el producto de la compañía, reducía la exposición a algunos químicos dañinos en comparación con el cigarrillo, los usuarios podían sufrir de todos modos ciertas lesiones precancerosas parecidas a las que pueden causar los cigarrillos tradicionales, afirmó la Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, por sus siglas en inglés) el lunes en un informe.

Es necesario un estudio completo del potencial cancerígeno de iQos antes de poder comerciárselo como una alternativa más segura a los cigarrillos, reza el informe. Se anticipa que Philip Morris publique los resultados de un estudio este año, según el documento.

IQos viene con un calentador electrónico y un bastón parecido a un cigarrillo corto. Los usuarios insertan ese bastón en el calentador y aspiran del bastón, que se calienta a 315 grados Celsius. Un cigarrillo arde a más de 537, según Philip Morris.

El informe de la FDA se pregunta si los estudios de la empresa sobre los efectos toxicológicos no cancerígenos del iQos eran adecuados para medir los efectos del uso crónico y manifestó su inquietud sobre cualquier posible beneficio, dado que las pruebas mostraron que los usuarios tendían a usar iQos y cigarrillos en vez de pasarse exclusivamente al primero.

El personal de la FDA hizo sus comentarios antes de una reunión entre asesores externos a la agencia el miércoles y el jueves para discutir la solicitud de Philip Morris para denominar al iQos como menos riesgoso que los cigarrillos. La solicitud del gigante del tabaco tenía más de tres millones de páginas, afirmó anteriormente la empresa.

La FDA les pedirá a los expertos externos que recomienden si Philip Morris demostró que cambiar completamente el cigarrillo por el iQos disminuye el riesgo de padecer enfermedades. La FDA no tiene que acatar la recomendación del panel de asesores, pero este la ayudará a determinar si denomina el iQos como “producto de tabaco con riesgo modificado”; o sea, que beneficiará la salud general de la población.

Philip Morris dice que la falta de fuego, humo y ceniza elimina en promedio entre 90 por ciento y 95 por ciento de los químicos dañinos presentes en el cigarrillo. El personal de la FDA determinó que el aerosol liberado por el iQos produce niveles mucho más bajos de agentes cancerígenos que el humo de los cigarrillos, aunque a diversos niveles.