Fallece la leyenda sudafricana del jazz, Hugh Masekela

El legendario trompetista y cantante Hugh Masekela, una figura del jazz y de la lucha contra el apartheid, murió este martes a los 78 años, desencadenando una lluvia de homenajes a su música "intemporal" y a su compromiso político.

"Después de una larga y valiente batalla contra un cáncer de próstata, falleció en paz en Johannesburgo rodeado de sus seres queridos", anunció la familia.

El presidente sudafricano Jacob Zuma elogió a "un artista de jazz, un trompetista legendario, un defensor de la cultura y un veterano de la lucha de liberación" contra el apartheid.

"Guardó viva la llama de la libertad luchando, gracias a su música, contra el apartheid", estimó Zuma. "Es una pérdida incalculable para el mundo de la música y para todo el país".

Hugh Masekela huyó del régimen del apartheid en los años 1960 y no regresó al país hasta la liberación en 1990 de Nelson Mandela, icono de la lucha contra el racismo.

Entre sus principales composiciones destacan Bring Him Back Home, donde pedía la liberación de Mandela, futuro nobel de la Paz, y Grazing in the Grass, un tema instrumental con trompeta al ritmo de... un cencerro.

Cuando era adolescente, un sacerdote involucrado en la lucha contra el apartheid, Trevor Huddlestone, le regaló su primera trompeta. "La agarré y me sentí como un pez en el agua", solía contar.

Lo educó su abuela en la pequeña ciudad de Witbank (norte). Fue allí donde, rodeado de minas de carbón, "la música arrastró su alma".

Una vida de excesos

Creció en las horas más sombrías del régimen con un sueño: el exilio.

"Cuando el avión despegó era como si me hubiera liberado de un peso enorme. Como si durante 21 años hubiera estado estreñido", recuerda en su autobiografía Still Grazing.

Después de un paso por Londres, estudió en Nueva York, en la Manhattan School of Music. En Estados Unidos, frecuentó a figuras de la talla de Jimmy Hendrix, David Crosby, Marvin Gaye, Dizzy Gillepsie o "Mama Africa", la cantante sudafricana Miriam Makeba, de la que se enamoró. El matrimonio duró dos años.

Cantó a la opresión y el combate. En el tema Stimela, rendía homenaje a los trabajadores negros que van en tren a las minas. Y en Thanayi

recordaba el combate de una mujer por encontrar comida.

La vida de Hugh Masekela estuvo marcada por los excesos. "Estaba borracho de dinero -cuando lo encontraba-, de drogas, que nunca eran difíciles de encontrar, de amor, de lujuria y de música, y no tenía ninguna prisa por recobrar la sobriedad. En realidad, necesité décadas para despertar", escribió.

De vuelta al continente africano tocó con el rey del afrobeat, el nigeriano Fela Kuti, y en 1974 participó en la organización del festival celebrado con motivo del combate de boxeo entre Mohamed Ali y George Foreman en Kinshasa.

En los años 1980 construyó un estudio de grabación móvil en Botsuana y partió en gira con Paul Simon para el famoso álbum Graceland.

El trompetista, casado cuatro veces, obtuvo en 2016 el premio de "leyenda del año" en el MTV Africa Music Awards y ese mismo año tocó para el presidente estadounidense Barack Obama.

"Gracias a su música intemporal", Masekela "elevó el alma" de Sudáfrica, resumió el ministro de Cultura Nathi Mthethwa. "La nación ha perdido a un músico excepcional".