Trump emite una advertencia sobre el pacto nuclear con Irán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, evitó incumplir este viernes el acuerdo nuclear con Irán –que ha criticado reiteradamente–, al acordar desistir de sanciones claves que EE.UU. levantó como parte del pacto.


Sin embargo, Trump también advirtió en un comunicado que la exención, que debe emitirse cada 120 días para evitar que las sanciones entren en vigor, será la última. Además, envió un fuerte ultimátum para sus aliados en Europa: “Arreglen los defectos desastrosos del acuerdo o Estados Unidos se retirará”.

“Estoy renunciando a aplicar ciertas sanciones nucleares, pero sólo para asegurar que el acuerdo de nuestros aliados europeos pueda solucionar las terribles fallas del pacto nuclear con Irán. Esta es la última oportunidad”, sostuvo Trump en un comunicado emitido este viernes. “En ausencia de tal acuerdo, Estados Unidos no volverá a suspender las sanciones para mantenerse en el acuerdo nuclear con Irán. Y, si en algún momento considero que tal acuerdo no está al alcance, me retiraré del trato inmediatamente”, aseveró.

Esa amenaza de sacar efectivamente a Estados Unidos del acuerdo si no se cumplen sus últimas exigencias deja el acuerdo nuclear en su posición más precaria desde que el acuerdo histórico –para detener las ambiciones nucleares de Irán– fue negociado entre Estados Unidos, otras cinco potencias mundiales e Irán en julio 2015. Y Trump también insistió este viernes que “nadie debería dudar de mi palabra”.

Trump enganchó el anuncio de su exención a 14 nuevas sanciones contra individuos y entidades iraníes que han cometido abusos de derechos humanos o que han respaldado los programas de misiles balísticos del país, que están fuera del alcance del acuerdo nuclear. Muchas de esas sanciones, incluida una dirigida al poder judicial de Irán, obedecieron a la mano dura con que el gobierno de Irán respondieron a las protestas pacíficas que vivió el país en las últimas semanas.

Trump acordó renunciar a las sanciones por petición de sus principales asesores de seguridad nacional y política exterior, incluido el Secretario de Estado Rex Tillerson y el asesor de seguridad nacional H.R. McMaster, quienes advirtieron al presidente que el hecho de volver a imponer sanciones probablemente sería interpretada por Irán y los aliados europeos como un incumplimiento de Estados Unidos a sus compromisos bajo acuerdo, según dijeron funcionarios familiarizados con el tema. Los aliados de Estados Unidos –incluido el presidente de Francia Emmanuel Macron que habló con Trump este jueves– también exhortaron al mandatario estadounidense a mantener el acuerdo nuclear.

Pero Trump sólo acordó suspender las sanciones después de que los legisladores también le aseguraran que están avanzando en una solución legislativa que fortalecerá la Ley de Revisión del Acuerdo Nuclear de Irán. Un alto funcionario del gobierno les informó a los reporteros este viernes que la Casa Blanca quiere enmendar esa ley para cumplir una serie de exigencias del presidente, donde están disposiciones para abordar la puntualidad de las inspecciones en los sitios nucleares de Irán y las "cláusulas de caducidad" en el acuerdo nuclear, que les preocupa a los críticos pueda permitir que Irán vuelva a sus actividades nucleares después de un período.

Con la decisión de este viernes, es la segunda vez que Trump acepta emitir la exención de sanciones y el más reciente escenario en el que Trump se negó a aprovechar la oportunidad de romper el acuerdo con Irán, decepcionando a algunos de los oponentes de línea dura del pacto que esperaban que el mandatario siguiera su promesa de campaña de dejar el trato.

En octubre pasado, Trump se negó a certificar el cumplimiento de Irán con el acuerdo, acusándolo de cometer “múltiples violaciones del acuerdo”. Sin embargo no llegó a pedirle al Congreso que volviera a imponer las sanciones que Estados Unidos levantó bajo los términos del acuerdo. El Capitolio tampoco intentó reimponer esas sancionesm después de que el presidente no certificar el cumplimiento de Irán con el acuerdo, una determinación que el mandatario debe tomar cada 90 días.