Acuerdo entre ambas Coreas no frenará programa nuclear norcoreano

Los acuerdos entre ambas Coreas en materia deportiva y militar alentaron cierto optimismo en la comunidad mundial sobre la problemática norcoreana, pero el régimen de Pyongyang hará poco para frenar su polémico programa nuclear.

Corea del Norte mantuvo la ventaja en sus trascendentales conversaciones con el Sur, negándose a ceder un centímetro sobre su programa de armas nucleares, lo que indica futuros desafíos para Seúl en torno a buscar una solución al delicado tema norcoreano, señaló un análisis de Nikkei Asian Review.

En general, las primeras conversaciones intercoreanas desde diciembre de 2015 fueron una cuestión civil.

Ri Son Gwon, jefe del Comité para la Reunificación Pacífica de la Patria de Corea del Norte, comentó desde el principio que buscaba resultados significativos, un “regalo de Año Nuevo” para su pueblo.

El ministro de Unificación de Seúl, Cho Myoung-gyon, acordó que el Sur haría todo lo posible para garantizar que el regalo sea bueno. Cada uno lideró una delegación de cinco funcionarios.

Para estar seguro, las dos partes se marcharon con algo que mostrar por sus esfuerzos. Pyongyang acordó enviar funcionarios, atletas, simpatizantes y prensa a los Juegos Olímpicos de Pyeongchang en febrero, según un comunicado de prensa conjunto publicado después de la reunión.

Los juegos ayudaron a encender el diálogo para comenzar. Después de que el líder Kim Jong -un, señaló que el país estaba preparado para enviar atletas, el Sur convenció a Estados Unidos de posponer ejercicios militares anuales programados para coincidir con los juegos, llevando a Pyongyang a la mesa por más de 10 horas de negociación.

Las dos partes también acordaron tomar más medidas, incluida la celebración de conversaciones entre los líderes militares para aliviar las tensiones y lograr la paz, algo que Corea del Sur siempre ha pedido a su rival del Norte. Sin embargo, Pyongyang ha logrado evitar el problema de su desarrollo nuclear.

La participación de Corea del Norte en los Juegos Pyeongchang es una garantía tácita de que se abstendrá de tales provocaciones durante febrero y marzo, cuando se celebren los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Pyongyang ve sus misiles y armas nucleares como una cuestión de supervivencia. Si bien el mensaje de Año Nuevo de Kim incluía aperturas a Seúl, el Norte también ordenó el despliegue de cabezas nucleares y misiles balísticos.

En lugar de presionar el asunto para evitar que se rompieran las conversaciones, el Sur eligió asegurar su objetivo más urgente de llevar al Norte a los Juegos Olímpicos, dejando el tema de la desnuclearización para otro ocasión.

Go Myong-Hyun, analista del Instituto de Estudios Políticos Asan con sede en Seúl, dijo que Corea del Norte aseguró la llamada “compostura estratégica”: refugio de un posible ataque militar estadounidense que ha sido descrito repetidamente como una “opción sobre la mesa” por los funcionarios de la administración del presidente Donald Trump.

“Washington no puede emprender ninguna acción militar contra el Norte durante las conversaciones intercoreanas porque no quiere que se le acuse de ningún contratiempo”, recordó Go.

(Con información de NTMX y Nikkei Asian Review )