Ellos crearon un chile de chapulines que además es saludable

Si eres fan de botanear con algo picosito, estos estudiantes politécnicos tienen para ti una opción saludable.

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un polvo sazonador picante a base de chapulines, que además de dar sabor a los alimentos, tiene alto nivel nutritivo.

En un comunicado, se precisó que este sazonador de botanas es diferente a los comerciales, debido a que tiene un alto valor proteínico, de vitaminas y aminoácidos esenciales.

“Chilpulín” es el nombre que jóvenes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 10 “Carlos Vallejo Márquez” dieron a su “chilito en polvo”, para fomentar el consumo del insecto en la dieta diaria, pero de una manera atractiva, sobre todo para quienes no se atreven a comerlo en su forma original.

“Al hacer nuestra investigación, nos encontramos con algunas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que considera la ingesta de insectos con grandes beneficios ambientales, para la salud y el medio social”, apuntaron.

Explicaron que los chapulines proporcionan un alto contenido de proteínas con casi 70 por ciento en 100 gramos, ofrecen una mayor cantidad de energía que algunos granos, como soya o trigo; se digieren con facilidad; contienen lisina, aminoácido esencial para el buen funcionamiento del cuerpo; vitaminas A, B1, B12 y C; además de minerales, como calcio, zinc y magnesio.

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un polvo sazonador picante a base de chapulines, que además de dar sabor a los alimentos, tiene alto nivel nutritivo.

En un comunicado, se precisó que este sazonador de botanas es diferente a los comerciales, debido a que tiene un alto valor proteínico, de vitaminas y aminoácidos esenciales.

“Chilpulín” es el nombre que jóvenes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 10 “Carlos Vallejo Márquez” dieron a su “chilito en polvo”, para fomentar el consumo del insecto en la dieta diaria, pero de una manera atractiva, sobre todo para quienes no se atreven a comerlo en su forma original.

“Al hacer nuestra investigación, nos encontramos con algunas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que considera la ingesta de insectos con grandes beneficios ambientales, para la salud y el medio social”, apuntaron.

Explicaron que los chapulines proporcionan un alto contenido de proteínas con casi 70 por ciento en 100 gramos, ofrecen una mayor cantidad de energía que algunos granos, como soya o trigo; se digieren con facilidad; contienen lisina, aminoácido esencial para el buen funcionamiento del cuerpo; vitaminas A, B1, B12 y C; además de minerales, como calcio, zinc y magnesio.