Evacuaron a cientos de estudiantes de una universidad británica tras hallar una bomba de la Segunda Guerra Mundial sin explotar

El dispositivo, de 2,5 metros por 70 centímetros, fue encontrado por albañiles en una propiedad privada cerca del campus universitario de Exeter. Artificieros trabajan en la zona para desactivar el artefacto explosivo

Cientos de estudiantes de la Universidad de Exeter, en el suroeste de Inglaterra, han sido evacuados de sus residencias tras el hallazgo de una bomba, aún sin explotar, de la Segunda Guerra Mundial, informó este sábado la Policía.

Doce residencias estudiantiles de Exeter y otras cien propiedades cercanas fueron evacuadas el viernes por la noche.

La Policía cercó la zona en torno al artefacto explosivo, de 2,5 metros por 70 centímetros, a fin de que sea inspeccionado este sábado por artificieros británicos.

A los residentes dentro del cordón se les solicitó que dejaran sus propiedades y que se mantuvieran alejados del área mientras los expertos realizan el trabajo para garantizar que el dispositivo sea seguro.

Las autoridades policiales informaron que esperan que el trabajo esté terminado para el final del sábado. Un portavoz de la Policía de Devon y Cornualles pidió a la población que no se acerque al lugar.

La bomba se informó a las 9.20 a.m. del viernes y la Universidad de Exeter evacuó 12 residencias junto con varios otros edificios en su campus de Streatham.

En un tuit, la universidad señaló que el dispositivo fue encontrado por albañiles que trabajan en una propiedad privada cerca del campus universitario y que los estudiantes han sido alojados temporalmente en hoteles de la ciudad.

Recientemente, más de 8.000 habitantes de la ciudad de Gotinga, en el centro de Alemania, fueron evacuados para que expertos pudieran desactivar cuatro presuntas bombas encontradas de la Segunda Guerra Mundial.

Los expertos hallaron cuatro bombas de diez toneladas pertenecientes al ejército de Estados Unidos y decidieron realizar una detonación controlada.

En Alemania, aún sigue siendo habitual el descubrimiento de bombas de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, en junio de 2010, tres miembros de un equipo de desactivación de bombas murieron y seis personas resultaron heridas cuando una bomba de la Segunda Guerra Mundial explotó en Gotinga durante los intentos de desactivar el artefacto.

Mientras que en Italia, el pasado enero artificieros consiguieron desactivar con éxito una bomba de la Segunda Guerra Mundial cuyo hallazgo obligó a la evacuación de miles de personas en la ciudad italiana de Bolzano, en el norte del país.

Las operaciones de desactivación tuvieron una duración aproximada de dos horas, durante las cuales se evacuó a las cerca de 4.500 residentes en la zona afectada.

La bomba había sido lanzada por un aeronave estadounidense y tenía un peso de 200 kilos. Fue encontrada durante unas obras cerca de la estación de tren de la ciudad.

Por otra parte, en Polonia, una bomba británica de la Segunda Guerra Mundial estalló en octubre pasado cuando especialistas en demoliciones de la armada intentaban asegurarla bajo el agua en el noroeste del país. Nadie resultó herido.

La bomba Tallboy, de 5,4 toneladas fue encontrada en septiembre de 2019 en el fondo de un canal que lleva al puerto de Szczecin durante las obras para profundizar el ducto. Más de 750 personas fueron evacuadas para la operación de los zapadores en el borde sur del popular balneario de Swinoujscie, en el Mar Báltico, que al igual que Szczecin fue un atareado puerto militar nazi durante la guerra.

Expertos en demoliciones polacos intentaban neutralizar la bomba bajo el agua mediante una deflagración remota, que implica quemar los explosivos, pero el dispositivo detonó durante el proceso.