“La política exterior supera el interés del gobierno”: la razón de EEUU para dejar ir a Cienfuegos

Por razones de política exterior, el gobierno de Estados Unidos dejó ir a Salvador Cienfuegos Zepeda, ex secretario de la Defensa Nacional acusado por cuatro cargos relacionados con narcotráfico en la Corte del Distrito Este de Nueva York.

“Estados Unidos ha determinado que sensibles importantes consideraciones de política exterior superan el interés del gobierno en perseguir procesamiento del imputado, bajo la totalidad de las circunstancias, y por lo tanto requieren sobreseimiento del caso”, escribió Seth D. DuCharme en una carta presentada el lunes 16 y enmendada este martes 17 de noviembre, al hacerla de acceso público.

De acuerdo con el documento consultado por Infobae México, los funcionarios mexicanos no estaban al tanto de la acusación formal, cuando el arresto de Cienfuegos, el pasado 15 de octubre en el aeropuerto internacional de Los Ángeles, California.

“El gobierno ha hablado con los abogados del acusado, que han confirmado que el acusado consiente esta moción”, añade la introducción

Luego de que funcionarios mexicanos y de EEUU discutieran sobre el caso, las autoridades norteamericanas tuvieron conocimiento de que la Fiscalía General de la República (FGR), encabezada por Alejandro Gertz Manero, ya había iniciado una investigación por su cuenta.

De ahí que se solicitó desestimar los tres cargos de conspiración para manufacturar, importar y distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana, además de un cargo por lavado de dinero que pesaban contra Cienfuegos desde el 14 de agosto del 2019.

La petición fue presentada ante la jueza Carol Bagley Amon, quien este miércoles 18 de noviembre conducirá la audiencia en la Corte del Distrito Este de Nueva York. La magistrada aún deberá firmar esta orden y así dar trámite a que el ex titular de la Sedena salga por voluntad de Estados Unidos. Será el Servicio de Alguaciles, la instancia que custodiará al general hasta territorio mexicano.

“Estados Unidos buscaría desestimar la acusación contra el acusado sin prejuicio, de modo que México podría proceder primero a investigar y potencialmente enjuiciar el imputado bajo la ley mexicana por la presunta conducta en cuestión, que ocurrió en México”, apunta la misiva, en referencia a que el caso no está cerrado en su totalidad y la Fiscalía tendría posibilidad de solicitar su reapertura a la Corte.