El terrorista que decapitó al profesor de Historia tenía estatuto de refugiado en Francia

El fiscal Jean-François Ricard identificó al asesino como Abdoullakh Abouyezidvitch, un joven de 18 años nacido en Rusia. Estaba armado con un cuchillo tipo daga y una pistola Airsoft

“Abdoullakh Abouyezidvitch nació el 12 de marzo de 2002 en Moscú y tenía estatuto de refugiado”, reveló el fiscal Jean-François Ricard sobre el asesino del profesor francés Samuel Paty.

De acuerdo con su informe, el terrorista fue abatido a tiros por agentes de policía mientras “corría hacia ellos, disparando cinco veces con una pistola”. Según su relato, tres agentes participaron del operativo. “Cuando intentó levantarse y apuñalar a los agentes de policía, fue neutralizado”.

El detalle forense explica que Abouyezidvitch recibió “nueve impactos de bala” y estaba armado con “un cuchillo tipo daga, una pistola Airsoft y cinco cartuchos de gas compatibles con el arma”

Según detalló Le Point, cuando su familia, de un pueblo al sur de Grozny en Chechenia, llegó a Francia en 2008, el hombre que decapitó al profesor de historia tenía 6 años. Tras una larga investigación para solicitar asilo para obtener el estatuto de refugiado político, la administración se negó a permitir que la familia permaneciera en Francia, pero el Tribunal Nacional de Asilo anuló la decisión en 2011 y les otorgó el estatuto de refugiado en Francia.

“El sistema de justicia obligó al Estado a otorgar el estatuto de refugiado familiar. Gracias a ello, el agresor obtuvo su permiso de residencia en marzo de 2020, convirtiéndolo en adulto legal. Como se le concedió la protección del Estado en 2011, el permiso de residencia se le concedió automáticamente cuando alcanzó la mayoría de edad”, explicó una fuente al diario francés.

Abouyezidvitch carecía de antecedentes y no había dado indicios de que estuviera radicalizado, de acuerdo con el fiscal jefe. “Disfrutaba de la condición de refugiado, con un permiso de residencia expedido el 4 de marzo y validado hasta marzo de 2030”, de acuerdo con Ricard.

Además, informó que la Policía encontró en el teléfono móvil del agresor un texto en el que reclamaba su autoría del asesinato, anotado a las 12.17, aproximadamente unas cinco horas antes del asesinato. También tenía en su móvil una foto de la víctima.

Finalmente encontró a su víctima y la decapitó en la localidad de Conflans-Sainte-Honorine (en el departamento de Yvelines, en las inmediaciones de París), en torno a las 17.00 horas. El personal de la brigada contra el crimen de la ciudad acudió a investigar a un individuo sospechoso que merodeaba cerca de las instalaciones. Allí descubrieron a la víctima y, ya en la localidad de Eragny-sur-Oise (en el departamento anexo de Valle del Oise), hallaron a su asesino, que amenazó a los agentes con un arma blanca antes de morir a tiros por los disparos de la Policía.

Después del asesinato, el agresor colgó en su cuenta de Twitter, ahora borrada, una imagen con el cadáver del profesor acompañada de un mensaje dirigido al presidente francés, Emmanuel Macron, a quien llamó “el líder de los infieles”. “Ejecuté a uno de tus perros del infierno, que se atrevió a menospreciar a Mahoma”, escribió.

Ya son nueve los detenidos, entre ellos el padre de una alumna y un conocido activista radical, en la mira por incitar al odio en las redes sociales.

El senador francés Bruno Retailleau ha informado que el profesor asesinado había sido objeto de amenazas durante varios días tras enseñar las caricaturas del profeta, del que el Islam prohíbe terminantemente su representación, durante un seminario sobre la libertad de expresión y el impacto en los medios de comunicación.