Mataron a la mucama, otro fue a la cárcel y uno más fue asesinado: la escabrosa vida de los hermanos Salinas de Gortari

Llegaron para quedarse en la memoria de México, pero no por las razones más honorables

Los hermanos Salinas de Gortari son de esas familias presidenciales que llegaron para quedarse en la memoria de México, pero no por las razones más honorables.

Al menos tres de los cinco hermanos se han visto involucrados en diversos escándalos de corrupción, homicidios, tráfico de influencias, evasión fiscal y lavado de dinero, y hasta han sido investigados por las autoridades mexicanas y la Interpol.

Del matrimonio entre Raúl Salinas Lozano, senador extitular de la Secretaría de Industria y Comercio en el sexenio de Adolfo López Mateos (1958-1964), y Margarita de Gortari Carvajal, una profesora perteneciente a una familia de buen prestigio en el ámbito cultural de la época, nacieron cinco hijos: Raúl, Carlos, Enrique, Sergio y Adriana.

El incidente de la empleada doméstica

El 18 de diciembre de 1951, los vecinos de la calle Palenque, en la colonia Narvarte, escucharon un estruendo en el número 425. Los pequeños Carlos (4), Raúl (5) y Gustavo (8) habían acabado de asesinar a la sirvienta de la casa.

Mientras los tres jugaban a “la guerra”, fusilaron a una joven indígena de 12 años identificada como Manuela. Le dispararon con un rifle calibre 22. El proyectil le perforó el pómulo izquierdo y se alojó en su cabeza. Los niños no tenían idea de lo que había acabado de suceder.

Cuando la otra sirvienta de la casa, María Torres Garrido, les preguntó qué habían hecho, ellos contestaron, llenos de satisfacción:

—¡Ya matamos a Manuela!

Una hora y media después, la madre de los niños se enteró por los vecinos que algo grave había ocurrido. La policía no le permitió el paso a su propia casa. Más tarde dijo que el rifle con el que asesinaron a su sirvienta era propiedad de su esposo, el cual se encontraba en un clóset de donde debieron haberlo tomado imprudentemente sus hijos.

Cuando se le preguntó al más pequeño qué había ocurrido, dijo: “yo la maté de un balazo, soy un héroe”, explicando después que jugaban al “fusilamiento” con su mucama, que en esos momentos se dedicaba a hacer el aseo de la casa.

También se tomó declaración a María Torres Garrido, la cual dijo no haberse dada cuenta de la forma como ocurrió el accidente, pues estaba en esos momentos entregada a sus labores.

Carlos, el autor, se terminaría convirtiendo en el presidente de México en el período de 1988 a 1994. Su mandato estuvo marcado por la sombra de un fraude electoral en los comicios de 1998 y su presunta relación en el asesinato del candidato del PRI, Luis Donaldo Colosio, el 23 de marzo de 1994, al final de su sexenio.

Raúl Salinas de Gortari, el “hermano incómodo”

Uno de los mayores símbolos de corrupción durante el gobierno que prometió “llevar a México al Primer Mundo” fue precisamente el hermano del ex presidente: Raúl Salinas de Gortari.

Raúl es el hermano mayor de Carlos, y se ganó el sobrenombre de El Hermano Incómodo en 1994, cuando la revista Proceso publicó por primera vez el recuento de las andanzas, negocios, tráfico de influencias y riquezas ilícitas en las que estaba involucrado.

Durante el gobierno de Miguel de la Madrid, Raúl Salinas fue gerente del Sistema de Distribuidoras Conasupo, S.A. de C.V. (Diconsa), donde ocurrió el primer escándalo que marcó su trayectoria. En 1986, tras el accidente de Chernobyl, Diconsa compró leche contaminada que provenía de una bodega.

La llegada del lácteo a México provocó protestas en el país, ya que supuestamente hizo que algunos niños enfermaran de cáncer.

Sin embargo, el mayor escándalo que protagonizó su familia fue en 1994, cuando fue acusado de ser el autor intelectual del homicidio de su cuñado, José Francisco Ruiz Massieu, quien fue asesinado afuera de un hotel ubicado en avenida Paseo de la Reforma.

El priista Ernesto Zedillo lo encarceló y mandó a Carlos Salinas de Gortari al exilio. Por ambas acusaciones, Raúl fue recluido en el penal de Almoloya, pero salió libre en 2005.

El 13 de febrero de 2009 se transmitió en el programa de radio MVS Noticias una entrevista que días antes la periodista Carmen Aristegui realizó al ex presidente Miguel de la Madrid para un libro que ella estaba escribiendo: Transición (Grijalbo). En la conversación, De la Madrid no dudó en señalar diversos delitos y actos de corrupción por parte de Raúl Salinas de Gortari y acusó al ex mandatario de favorecer a su familia y permitirles la realización de diversos delitos:

-Usted creía que Salinas era estudioso, inteligente, honesto, buen muchacho. Y resultó que cometió errores muy serios. El peor, la corrupción.

-Sí y sobre todo la corrupción de su hermano. Conseguía contratos del gobierno, se comunicaba con los narcotraficantes…

–¿Con quiénes?

-No sé exactamente, los que le dieron el dinero para llevárselo a Suiza.

–Acuérdese que un grupo de empresarios reconocieron una parte de ese dinero.

-Por complicidad.

-¿Era dinero del narco?

-Es posible, sí.

Durante los 12 años de gobiernos panistas, Raúl Salinas fue liberado y exonerado de cuatro de los cinco delitos que pesaban en su contra: homicidio, peculado, defraudación fiscal y lavado de dinero, al mismo tiempo que su hermano, el expresidente, “normalizó” su vida pública, publicó libros, se convirtió en socialité y se autonombró protagonista del “debate de las ideas”.

El asesinato de Enrique Salinas, posiblemente ligado al narco

En la misma entrevista que Carmen Aristegui le hizo a Miguel de la Madrid, el ex mandatario afirmó que el asesinato de Enrique Salinas de Gortari, ocurrido en 2004, estaba relacionado con el narcotráfico.

–¿Qué dice de la muerte de Enrique Salinas?

–No sé llegó a saber nada, pero a lo mejor estuvo ligado a dinero del narcotráfico

–¿Pudo haber sido la muerte producto de litigios de hermanos por la fortuna de la familia?

–No lo creo

–¿Su propia fortuna ligada al narcotráfico?

–sí

El cuerpo sin vida del hermano de Carlos Salinas fue encontrado 5 de diciembre de 2004 en un coche aparcado en un barrio de municipio de Huixquilucan, en el Estado de México, cerca de Ciudad de México, según confirmó la Procuraduría General de Justicia (Fiscalía) de ese Estado.

La Fiscalía aseguró que Enrique Salinas de Gortari murió asesinado por asfixia con una bolsa de plástico.

El hermano menor del ex gobernante tenía abierta una investigación en Francia desde 1996 para determinar su supuesta complicidad en un delito de lavado de dinero con su hermano Raúl. Fiscalías extranjeras encontraron cuentas en Suiza con 120 millones de dólares -presuntamente provenientes del narco-controladas por Raúl Salinas.