¡Sobre la hora! Toluca rescató el partido contra Monarcas

Monarcas Morelia no inventó nada en el Nemesio Díez, plantó cara a un Toluca desconocido desde hace varios torneos. A Diablos Rojos, sin embargo, le alcanzó al final, aunque ya perdió la capacidad para espantar en su infierno. De seguir así, los purépechas están a las puertas de la sorpresa.
Nemesio Díez a media entrada, a media semana, Liguilla del Apertura 2017 y el Toluca contra Morelia es la serie más pareja de los cuartos de final; sin embargo, está lejos de show en la cancha. ¿Verticalidad?
Toluca, con Rubens Sambueza, Pedro Canelo, Fernando Uribe y Pablo Barrientos, en el papel, tendría armas suficientes para abrir a un práctico Monarcas Morelia, pero lejos estuvo el equipo de Hernán Cristante de exhibir contundencia, o peligro al menos.
Alexis Canelo, al minuto 20, puso la pelota más riesgosa del primer tiempo para el local. El argentino no aprovechó una pelota frontal en el área de Monarcas y simplemente dejó ir la pierna derecha sin idea.
Morelia, en ningún momento de los primeros 45 minutos, se sintió incómodo. El guion de Roberto Hernández no se mueve bajo ninguna circunstancia: una zona baja sin inventos (Rodrigo Millar, Carlos Rodríguez y Sebastián Vegas), acompañada de latigazos en los pies de Diego Valdés y Raúl Ruidiaz.
Para el complemento, ninguno de los equipos varió su parado, aunque Morelia se encontró con el escenario ideal…
Al 65’, Raúl Ruidiaz rubricó el 1-0 desde el manchón, después de que el árbitro marcó una inocente mano de Rodrigo Salinas, quien no pegó correctamente su brazo derecho al cuerpo y la pelota, tras un cabezazo de Gastón Lezcano, tocó para la sanción.
A Toluca no le quedó de otra. Hernán Cristante adelantó líneas y fue por ese tanto de esperanza, para mantener la lucha a la semifinal en el partido en el Morelos.
Fernando Uribe, al 73’, probó desde fuera el área de Carlos Sosa, pero su disparo salió para saque de meta. Los rojos están lejos de aquel equipo que dominó Liguillas en su infierno, del que Hernán fue cancerbero casi infranqueable.
Pero Uribe y Pablo Barrientos dijeron la última palabra en su casa, dianas casi injustas para un básico Morelia. Minutos 90’ y 92’, con una desviada de la zaga que dejó sin oportunidad a Sosa, 1-2 y a pensar en la vuelta.