Las alertas de violencia de género y las luchas feministas -Primera parte-

Para nadie es nuevo que los grandes avances en el tema del reconocimiento de los derechos
humanos de las mujeres han sido generados, impulsados, y acompañados desde la sociedad
civil, desde las colectivas, desde el corazón de miles de mujeres en todo el mundo que juntas
han caminado con objetivos específicos. Algunos de estos objetivos se han logrado ya, como el
reconocimiento al voto, a la paridad, a la generación de legislación que reconozca la violencia
contra las mujeres y la sancione, al reconocimiento y exigencia del derecho a la igualdad y a la
no discriminación entre otros temas, pero también existe todavía una larga lista de derechos
que se deben de garantizar para las mujeres.

Estos avances han sido también acompañados por grandes movimientos internacionales que
han reconocido a las violencias contra las mujeres como una violación grave y sistemática a los
derechos humanos, y en este sentido, los instrumentos internacionales y regionales en la
materia, han generado mandatos claros a los países a fin de que se construyan las
herramientas necesarias para atender dicha realidad; uno de estos mecanismos es la Alerta
de Violencia de Género.

En México, es en el año 2007 que en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida
Libre de Violencia, se establece por primera vez el concepto de violencia contra las mujeres,
así como sus tipos y modalidades y se incorpora la figura de “alerta de violencia de género”,
como una figura clave para reconocer a nivel nacional que se tiene un problema grave de
violencia contra las mujeres y que se tienen que activar todos los mecanismos necesarios para
poder frenarla y eventualmente erradicarla, pero sobre todo y, ante todo, tiene como finalidad
que se VISIBILICE, se NOMBRE y se RECONOZCA la situación de violencia que viven las
mujeres en el país.

Hoy a 13 años de que se incorporara en la norma este mecanismo, mucho hemos aprendido
de los avances que ha logrado, de los vacíos que hay que cubrir respecto al tema, pero sobre
todo de las oportunidades que existen para fortalecerlas.

Para empezar, debemos saber que la Alerta de Violencia de Género es el reconocimiento de
un estado de EMERGENCIA en el tema de la violencia contra las mujeres y es también un
mandato claro en la ley, para que todos los niveles de gobierno y todas las dependencias,
entiendan que la política pública, las leyes y la realidad, se debe de observar desde la
perspectiva de género, desde la perspectiva de las víctimas, desde la perspectiva de derechos
humanos, y tener claro que sin esta mirada no se podrá generar cambios estructurales que
garanticen a las mujeres el cumplimiento irrestricto de sus derechos humanos.

El objetivo de esta figura es claro, así como lo son los movimientos feministas que acompañan
su demanda: Garantizar la seguridad de las mujeres, erradicar la violencia en su contra y por
resultado eliminar las desigualdades producidas tanto por las normas como por la realidad que
la acompaña.

Deben de ser entonces las Alertas de violencia de género, estrategias claras con impacto
medible, creadas atendiendo a la realidad de cada Estado de la República, las violencias que
se viven en el mismo, así como las resistencias existentes para que esta realidad cambie, es
decir, deben de transformarse en verdaderas tácticas personalizadas para cada estado de la
República de despliegue horizontal, vertical y transversal con indicadores de evaluación y
seguimiento de las acciones, de tal forma que garanticen un avance importante en la
erradicación de las violencias.

Las realidades de violencias, aunque similares no son iguales en los diferentes estados de la
República, pero lo que es importante señalar, es que todas estas violencias atraviesan por tres
grandes problemas, su invisibilización, su normalización y su impunidad, tres rubros que
las Alerta de Violencia de Género deberán de tomar en cuenta en su rediseño.

Es importante señalar que desde su creación los mecanismos de la Alerta de Violencia de
Género han sido de importancia para poder nombrar con claridad algo que no se nombraba, la
VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, realidad que sin embargo aún con las alertas existe y
sigue creciendo, es por eso que las voces de miles de mujeres en todo el país que reclaman
con legitimidad el dolor que les produce el haber perdido a manos de la violencia a una mujer
cercana o no cercana, es la fuerza que seguirá impulsando las grandes transformaciones en
materia de derechos humanos de las mujeres, de ahí que es de vital importancia, escucharlas,
acompañarlas y hacer suyas sus demandas a fin de que se sigan fortaleciendo los mecanismos
necesarios para que esta realidad se transforme. El reconocimiento pleno de factores como la
normalización de la violencia, de la urgente necesidad de acceso a la justicia, de la urgente
reparación del daño a las víctimas y a sus hijas e hijos, el derecho a la verdad, a la garantía de no repetición son entre otras demandas de las colectivas feministas lo que da sentido ala
creación de las alertas de genero así como a la exigencia de que este mecanismo se
fortalezca, se transforme y se fortalezca con lo que hasta el día de hoy hemos aprendido de él,
recociendo que la existencia de este y otros mecanismos son producto del grito de demanda de
las mujeres que demandan y seguirán demandando una mejor vida para todas pero sobre todo
una vida en libertad y alejada de las violencias.