Desintoxica tu cuerpo y mente de la cafeína

Como esta sustancia es capaz de agravar y acelerar el ritmo cardiaco puede ser un problema para quienes tienen algún trastorno de esta naturaleza.



(CNN) - ¿Eres de esas personas que no pueden comenzar el día sin una taza de café?

Tal vez necesites un espresso en el trabajo para mantenerte alerta por la tarde, tal vez tomes una bebida energizante cuando te estás preparando para un examen o cuando estás trabajando en un proyecto hasta tarde y tal vez tienes la costumbre de beber refrescos con cafeína.

Sin importar la forma, esta sustancia es un estimulante que se ha disfrutado desde hace miles de años. No es difícil de encontrar, ya que está en todo nuestro suministro alimentario: bebidas, chocolate, analgésicos, por nombrar algunas fuentes.

"La cafeína es una de las drogas psicoactivas más comunes. Cuando consumimos cafeína, tiene efectos positivos en el estado de ánimo y en el sentido de alerta; a las personas les gustan estos efectos benéficos", dijo Mary M. Sweeney, instructora que investiga los efectos de la cafeína en las personas en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Pero, cuando se trata de la cafeína, ¿se puede caer en el exceso? Si es así, ¿cuánto es demasiado? ¿Cuándo es prudente reducir el consumo de cafeína?

Recomendaciones
En una revisión sistemática de casi 400 estudios se analizaron los efectos adversos del consumo de cafeína, incluida la toxicidad en general, los efectos cardiovasculares, los efectos sobre los huesos y el calcio, los efectos en la conducta y los efectos reproductivos y en el desarrollo. En la investigación se evaluó el consumo de cafeína de cualquier fuente con el financiamiento de la Asociación Estadounidense de Bebidas y la Asociación Nacional del Café de Estados Unidos, aunque ninguna de estas agrupaciones participó aspecto alguno de este estudio.

Los investigadores concluyeron que los adultos sanos pueden consumir hasta 400 miligramos de cafeína al día sin problema. Es la cantidad equivalente a cuatro tazas de 240 mililitros. Según las fuentes, una taza de 240 mililitros de café hecho en percoladora puede contener entre 75 y 165 miligramos de cafeína.

En el estudio también se reveló que las mujeres embarazadas sanas pueden consumir hasta 300 miligramos de cafeína al día, cantidad que "generalmente no se relaciona con efectos reproductivos o del desarrollo adversos"; no obstante, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos advierte a las embarazadas que limiten la cafeína a 200 miligramos al día.

Los investigadores también recomendaron que los niños y los adolescentes no excedan los 2.5 miligramos de cafeína por cada kilo de peso al día, aunque declararon que la literatura disponible respecto a estos grupos es "escasa". En el caso de un niño que pese 25 kilos, esto se traduce a un límite diario de 62.5 miligramos de cafeína.

La tolerancia a la cafeína varía
Aunque las recomendaciones se basan en una cantidad específica de miligramos de cafeína, los efectos pueden variar de persona a persona.

"La tolerancia de las personas a la cafeína varía. Muchas personas consumen cafeína sin tener consecuencias negativas, pero hay quienes pueden sufrir perturbaciones, ya sea por consumir mucha cafeína regularmente o por consumir demasiada de una sola vez", dijo Sweeney.

La tolerancia de una persona a la cafeína puede depender de su talla y de cómo metaboliza la cafeína, cosa que podría estar relacionada con rasgos genéticos. "Hay quienes la procesan rápido y que tienen menos probabilidades de tener efectos negativos", dijo Sweeney.

El estilo de vida también afecta al metabolismo de la cafeína. El embarazo y el uso de anticonceptivos orales, por ejemplo, desaceleran el metabolismo de la cafeína, de acuerdo con Sweeney.

Cuando se vuelve un problema
Las investigaciones muestran que la mayoría de los estadounidenses consume menos del límite diario de 400 miligramos. Además -de acuerdo con Sweeney- los efectos más intensos del exceso de cafeína suelen verse en dosis mucho más altas. Pese a todo, cualquier cantidad que provoque problemas gastrointestinales, problemas para dormir, nerviosismo, ansiedad, latidos irregulares o micciones excesivas es un exceso, explicó Sweeney. Otro signo de alerta es que el consumo de cafeína sea un impedimento considerable en el trabajo o en la escuela.

Lee: Estudio asocia la cafeína en el embarazo con sobrepeso infantil

"La cafeína está tan arraigada en nuestros hábitos cotidianos que no la consideramos fuente de problemas. Con esto no quiero decir que todos sentirán los mismos efectos, pero es importante estar conscientes de que tiene efectos psicoactivos y que puede interferir con cosas de formas que no esperamos", dijo Sweeney.

Como la cafeína puede agravar y acelerar el ritmo cardiaco puede ser un problema para quienes tienen algún trastorno cardiaco, de acuerdo con Vince Bufalino, portavoz de la Asociación Estadounidense para el Corazón y vicepresidente sebior de Cardiology-AMG, Advocate Health Care. Por ejemplo: si tienes fibrilación ventricular (comúnmente conocida como latido irregular) o hipertensión, Bufalino recomienda que limites el consumo de cafeína a una o dos tazas al día, pero si eres sensible a la cafeína, deberías evitarla por completo.

Otras investigaciones destacan el hecho de que la cafeína puede ser dañina indirectamente si su consumo provoca otros hábitos poco saludables, como cuando tomar café propicia que comas donas o que fumes, o cuando el consumo de bebidas energizantes propicia el consumo de alcohol.

Lee: ¿De verdad sirve el té "detox" que Kylie Jenner recomienda en Instagram?

Hay quienes creen que la dependencia, por sí sola, además de los síntomas relacionados con la abstinencia, puede ser razón suficiente para reducir el consumo de cafeína.

"Los síntomas de la abstinencia pueden interferir con las funciones cotidianas y pueden incluir dolores de cabeza intensos, dificultad para concentrarse, irritabilidad, depresión o incluso síntomas parecidos a los de la gripe", dijo Sweeney.

Los síntomas de la abstinencia de cafeína se han observado tras suspender el consumo de dosis de apenas 100 miligramos al día, aunque en general, entre más alta sea tu dosis diaria de cafeína, mayor será la gravedad de tus síntomas de abstinencia, explicó.

Ya sea que pienses que tienes poca dependencia a la cafeína o que tengas una razón médica o personal para dejarla (tal vez quieres embarazarte y ese latte venti con tres cargas de café entra en la lista de bebidas prohibidas). Aquí te dejamos unos consejos para que empieces.

1.- LLEVA UN DIARIO: Puedes enterarte de cuánta cafeína estás consumiendo y tal vez sea más o menos de lo que crees, dijo Sweeney.

Esta estrategia fue útil para las personas que buscaban tratamiento para reducir su consumo de cafeína en un estudio de Sweeney y otros investigadores de la Universidad Johns Hopkins.

En el estudio, que también constaba de asesorías breves, los participantes redujeron su consumo de cafeína de un promedio de 600 miligramos al día a 50 miligramos durante un periodo de seis semanas.

2.- CONOCE LAS FUENTES DE CAFEÍNA: Recuerda, la cafeína se encuentra en el café, el té, los refrescos, las bebidas energizantes y el chocolate. También está presente en botanas fortificadas, algunas barras energizantes e incluso en algunas presentaciones de analgésicos como el Excedrin y el Midol.

Si quieres conocer una lista más extensa revisa la tabla del Centro para la Ciencia por el Bienestar Público.

3.- REDUCE LA CANTIDAD DE TAZAS GRADUALMENTE: "La recomendación clave que les hacemos a quienes quieren reducir su consumo es que reduzcan gradualmente el consumo de cafeína a lo largo de varios días o semanas", dijo Sweeney.

"Si estás tomando cuatro tazas de café al día, tal vez puedas reducir una taza a la semana. También podrías sustituir una taza con descafeinado o mezclar algo de descafeinado en cada taza", sugirió.

4.- PRUEBA ALTERNATIVAS: El té puede darte el empujón que buscas, pero tiene menos cafeína que el café.

Una taza de 240 mililitros de café negro contiene unos 47 miligramos de cafeína, mientras que el té verde contiene unos 25 miligramos por taza, a diferencia de los entre 75 y 165 miligramos de una taza de 240 mililitros de café de cafetera.

5.- ANTICIPA ANTOJOS: Como parte de la asesoría del estudio de la Universidad Johns Hopkins y de la labor permanente de la unidad, las personas identifican situaciones o estados de ánimo en los que es más probable que se les antoje la cafeína.

La unidad recomienda que evites situaciones que desencadenan los antojos, particularmente durante las primeras semanas de modificación de tu consumo de cafeína. También recomiendan que tengas un plan para cuando tengas antojos: toma un descanso de cinco minutos para relajarte con ejercicios de respiración, por ejemplo.

Recuerda que siempre tienes que hablar de cualquier cambio importante en tu estilo de vida o en tu dieta con tu proveedor de atención médica, ya que estos cambios pueden afectar tu estado de ánimo o tus padecimientos existentes.