Hay una “tregua” de los mercados financieros al gobierno de AMLO

Es poco probable que durante 2019 se presenten cambios sustantivos en los problemas estructurales del país y se prevé que el crecimiento económico sea inercial, señaló el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

A más de un mes de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador entró en funciones, es previsible que la actividad económica se acote al comportamiento que tuvo durante los últimos 30 años, explicó Vanessa Veintimilla, directora de Estudios y Análisis Económico en el IDIC.

“(El desempeño económico) no va a rebasar el 2.5%, es más probable que se ubique en un 2 o 2.4% dependiendo de cuales vayan considerando en la economía nacional”, detalló la especialista en entrevista con Forbes.

Hasta ahora, la actual administración se ha enfocado en preservar los elementos básicos de la estabilidad macroeconómica; en tanto que el primer presupuesto presentado por el equipo de López Obrador se “cimentó” en una prospectiva de crecimiento moderado, centrado en 2%.

Como resultado de este comportamiento, los mercados financieros y el propio sector privado han transitado a una “especie de tregua” que contuvo la volatilidad en el flujo de capitales y con ello la depreciación del peso, advierte la integrante del IDIC.

“La incertidumbre persiste y esperamos que pueda ser atendido en la medida en que se genere mayor confianza con el sector privado, se apoye por un consumo interno más fuerte. Y con respecto a la economía en general, esto se va a revertir en la medida en que se mantenga la estabilidad macro que se puedan generar programas con los incentivos adecuados”, señaló la especialista.

Un factor clave, tanto para la generación de confianza en los mercados como para la resolución de los problemas estructurales es la presentación del Plan Nacional de Desarrollo que la actual administración tiene que integrar y hacer público durante los primeros meses de operación.

“Este va a ser el elemento fundamental, el hilo rector de lo que va a suceder durante el sexenio porque lo que hemos visto hasta el momento está en la presentación de precriterios de política económica, una prospectiva de la economía inercial de alrededor del 2% incluso por debajo del crecimiento de los últimos y esperaríamos que cambie esta proyección una vez que se integren los proyectos estratégicos que está planteando el nuevo gobierno y deberían quedar plasmados en una gran visión y de manera transversal en el Plan Nacional de Desarrollo”, apuntó.

La presentación de las acciones para fortalecer el sistema financiero del país, el 8 de enero pasado, ha generado un ambiente de confianza al plan de gobierno de López Obrador, que se enfoca en la mayor inclusión a la banca de los habitantes del país, la reducción del efectivo, mayor flexibilidad al régimen de inversión de las Afores además de incentivar las ofertas públicas para que más empresas coticen en la Bolsa de Valores.

“Es un programa positivo, son propuestas generales, pero tenemos que ver cómo va a ser ejecutado y cómo va a impactar en términos de educación financiera porque la inclusión no solamente implica que más gente esté bancarizada, sino que tenga conocimiento de los servicios que está adquiriendo y eso beneficie a su entorno familiar”, apuntó.