’Carnaval de los negros y los blancos’; Fusión y diversidad cultural

Conoce la tradición colombiana más colorida y divertida del año: El carnaval de negros y blancos, cuyo propósito es resaltar la diversidad cultural y unir a las personas de una forma espectacular.



Un día las personas se maquillan la cara de negro y al siguiente, de blanco. Estos son los dos días centrales del Carnaval de Negros y Blancos, que desde 2009 hace parte de la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad elaborada por la UNESCO. Estas fiestas, que tienen lugar los primeros días de enero, se destacan por las figuras gigantes, hechas por artesanos locales, que se pasean por las calles de la ciudad.

El Carnaval de Negros y Blancos se celebra cada año en Pasto, una ciudad andina situada en el suroccidente de Colombia, la primera semana de enero, atrayendo a un gran número de turistas provenientes de todos los rincones del país y del extranjero.

La ciudad de Pasto se ha conocido históricamente como el punto de encuentro y cruce de caminos de diferentes pueblos y colonias.



Es por esta razón, que las celebraciones del Carnaval constituyen una muestra cultural autóctona que expresa una fusión perfecta de todas las influencias culturales que se encontraban a lo largo de los siglos en esta región: rituales indígenas, expresiones culturales de los españoles y de la cultura africana.


Con el transcurso del tiempo, a estas expresiones culturales campesinas, se sumaron algunos elementos de festividades españolas y más tarde, las africanas, dando comienzo a lo que hoy en día es el Carnaval de Negros y Blancos en Pasto.



Poco a poco, al Carnaval se le fueron agregando otros elementos: el cosmético, el talco, la música y las carrozas con gigantescas esculturas construidas por los artesanos que cumplen un papel muy importante en estas celebraciones.

El Carnaval de Negros y Blancos comprende cuatro etapas:

EL PRECARNAVAL:
Empieza el 28 de diciembre con el día del agua, en este día gente de todas las edades sale a la calle a “mojarse”. Este día todo es válido: carros de gente con canecas de agua, bombas llenas de agua, mangueras y hasta hidrantes ayudan a que sea un día especial en donde el único fin es mojarse. El Precarnaval sigue el 30 de diciembre con la famosa Serenata a Pasto, durante la cual se pueden escuchar los mejores tríos de cuerdas de la región andina.

EL CARNAVALITO:
Es una actividad infantil en la que participan miles de niños de la región, entre 6 y 14 años, mostrando su creatividad y la herencia cultural de la región.

EL DÍA DE LOS NEGROS:
Se desarrolla el 5 de enero. En este día las personas van dispuestas a recibir “pinticas” de cosmético negro hasta el punto que toda la ropa, rostros, brazos y partes del cuerpo descubiertas queden pintadas. En la ciudad se organizan tablados con orquestas en donde no hay diferencias de razas y clases sociales.

DÍA DE LOS BLANCOS

El 6 de enero, las reglas de juego cambian y en vez de la “pintica negra o de colores” las personas se echan talco blanco. La fiesta comienza con el desfile de carrozas con inmensas figuras hechas por los artesanos, convirtiéndose en una demostración cultural fascinante y llena de alegría.

Considerado como la manifestación cultural más significativa, el Carnaval de Negros y Blancos se convierte en una experiencia cultural inolvidable.

Fuentes: Colombia.com y Colombiatravel.net