El Puente de Brooklyn, 149 años como emblema de la ingeniería del siglo XIX

El 03 de enero de 1870 se inició la construcción en Nueva York del famoso Puente de Brooklyn, que en su momento fue el puente colgante más grande del mundo, midiendo 1.825 metros de largo y 486 de altura, convirtiéndose en icono de la ciudad y un emblema de la ingeniería del siglo XIX.



El Puente de Brooklyn es un símbolo histórico de Nueva York y una parte fundamental de la ciudad, ya que cruza el East River conectando Manhattan y Brooklyn.

Visualizado en el cine en innumerables ocasiones, el Puente de Brooklyn se ha convertido en uno de los puentes más famosos del mundo. Películas como Manhattan, Fiebre del Sábado Noche, Godzilla o Deep Impact han filmado esta obra arquitectónica del siglo XIX.

Al finalizar su construcción en 1883, el puente se convirtió en el puente colgante más largo del mundo, con una distancia entre pilares de casi 500 metros. La construcción duró 13 años y durante ella murieron 27 personas. La longitud total del puente es de 1825 metros.

Cruzando el Puente de Brooklyn por la noche tendréis una de las imágenes más características de Nueva York, la de los edificios de Manhattan iluminados.

Curiosidades
Al poco tiempo de su inauguración murieron 12 personas aplastadas por una estampida humana ante los rumores de que el puente se derrumbaba.

Se construyó para evitar los problemas que ocasionaba cruzar en barco cuando el río estaba congelado. En esa época, Brooklyn y Manhattan aún eran ciudades independientes.

Desde su construcción mucha gente ha querido saltar desde el puente, ya sea por apuestas o por conseguir algo que se consideraba imposible. La primera persona que saltó y sobrevivió fue Clara McArthur en 1895.

Fuente: Nuevayork.net y Okdiario.com