ONG avanza trámite de asilo en Estados Unidos para 29 niños migrantes

Organización no gubernamental avanzó trámite de asilo en Estados Unidos para 29 niños migrantes que llegaron a Tijuana y no se encuentran acompañados por adultos.

Seis de los 29 ya están bajo el resguardo del Gobierno de Estados Unidos, luego que “Casas YMCA” y “Al Otro Lado AC” presentaran sus casos con autoridades migratorias.

Uriel González, coordinador de “Casas YMCA” para menores migrantes, comentó que con el acompañamiento que se realiza con la organización “Al Otro Lado AC” no hay forma de que se le pueda ser negada la oportunidad de petición de apoyo internacional.

Nicole Ramos, abogada por Temple University de Filadelfia y especialista en derechos humanos y migración, lidera el grupo de profesionales que presenta a los menores en la garita estadunidense.

"Los que están adentro, los agentes de CBP tienen 72 horas para referir a los niños a una casa hogar bajo la custodia del Servicio de Refugiados; no podemos ingresar, pero podemos tener contacto con las trabajadoras sociales, contacto con los niños para confirmar que ellos están bien”, explicó Nicole Ramos.

Los niños y adolescentes permanecerán en un albergue mientras se analiza si se les otorgará el asilo. De ser aceptada su solicitud y no tener familia en territorio estadunidense quedarán bajo la protección gubernamental a través del programa de Servicios de Protección a la Niñez con el fin de dar acompañamiento hasta que puedan hacer una vida solos.

Veintitrés de los 29 menores asistidos están a la espera de que el grupo de abogados los presente a la autoridad de Estados Unidos. Mientras, viven en este albergue de Tijuana.

Deysi, migrante salvadoreña, dijo que en Tijuana los tratan bien, les dan alimento y su propio espacio para dormir.

Además de tener satisfechas sus necesidades básicas, tienen televisión, computadoras con internet y teléfono.

Pedro Antonio Leyva, quien era parte de la primera caravana migrante, estuvo en los hechos registrados en el Puente Rodolfo Robles, en la frontera México-Guatemala. Fue deportado a Honduras, pero volvió a salir sin un tutor y llegó a Tijuana, tras huir de los criminales de la “Mara”.

"Querían que trabajara con ellos; me iban a matar por no trabajar con ellos; matar y robar, yo no quería eso, quiero un futuro adelante”, dijo Pedro Antonio Leyva.

Quiere ser arquitecto y buscará estudiar en Estados Unidos, aunque eso le implique no volver a ver a su familia.

"Sí extraño a mi familia mucho, pero como es el camino hay que, ya hay que olvidarlos”, comentó Pedro Antonio Leyva.

Deysi Zavala del Cid, migrante de El Salvador, huyó de su casa por ser abusada sexualmente.

"Recibí tanto maltrato en mi casa de mi abuelo, en mi niñez abusó de mí y me seguía maltratando porque pues quería abusar de nuevo de mí”, dijo Deysi.

Ambos menores están conscientes de que, de ser aceptada su solicitud, vivirán en un albergue y después con una familia que no es la suya.