Por qué bajan los rendimientos de tu Afore

Existen épocas en donde los rendimientos de tu Afore pueden verse disminuidos temporalmente por la volatilidad en los mercados financieros.

Hoy, de la mano de la Consar, te explicamos cómo te afecta, pero también cómo tu ahorro se recupera.

Como ya ha sucedido en el pasado, una vez que las condiciones de volatilidad y fluctuación en los mercados se estabilizan, y dado el horizonte de largo plazo que tiene la inversión del ahorro en las Afore, los rendimientos se recuperan y crecen.

El secreto del largo plazo
Las Afore invierten los recursos en diversos activos financieros que predominantemente tienen plazos de maduración de mediano y largo plazo (10 a 30 años).

Invertir a largo plazo es una buena estrategia para obtener rendimientos atractivos. Esto se debe a que las inversiones de largo plazo ofrecen un mayor rendimiento, pues pagan un “premio” (rendimiento) adicional por ser de mayor plazo y contar con menor liquidez que otras inversiones.


Recuerda: a mayor plazo de inversión, menor liquidez, pero mayor rendimiento.

¿Qué pasa cuando hay volatilidad?
En épocas de volatilidad financiera el valor diario de inversiones que madurarán en 10, 20 o 30 años, puede verse afectado sólo temporalmente.

Acontecimientos coyunturales pueden repercutir en el valor diario de variables como el tipo de cambio, las tasas de interés y los mercados accionarios.

No obstante, los proyectos y empresas en los que se ha invertido, seguirán ahí a pesar de la volatilidad y tenderán a recuperar su valor real una vez que las condiciones vuelvan a la normalidad y eso no sucederá por primera ni última vez en los mercados financieros.

¿Cómo se preparan las Afore?
En momentos de volatilidad los precios diarios de los activos en los que invierten las Afore pueden verse afectados, particularmente si sus carteras están más invertidas a largo plazo, ya que los precios son más sensibles mientras mayor sea el plazo que resta al vencimiento, sea éste dentro de 10, 20 o 30 años.

Estos efectos son de carácter transitorio y generalmente son superados en la medida que dichos valores se aproximen a su vencimiento o bien los mercados se estabilicen.

De tal forma, se puede afirmar que, hasta la fecha, todas las minusvalías registradas han sido posteriormente más que compensadas por plusvalías. Ello se puede apreciar con claridad si se observa la experiencia de la crisis financiera mundial del 2008.

Durante ese año se observaron meses de minusvalías en el sistema de pensiones. Sin embargo, desde principios de 2009 (fecha en que se estabilizó el sistema financiero internacional), las Siefore empezaron su recuperación y, desde entonces, han obtenido plusvalías netas de comisiones por 881,720 millones de pesos.

Los episodios de caída de valor, es decir, minusvalías suelen ser poco frecuentes y su duración tiende a ser corta.

La siguiente gráfica nos muestra que a lo largo de la existencia del SAR desde 1997, los meses de plusvalías rebasan por mucho los meses de minusvalías, a pesar de la volatilidad que ha vivido el mundo en los últimos cuatro años.

El saldo de la cuenta individual puede verse afectado temporalmente por minusvalías. Sin embargo, como se aprecia en la gráfica, el capital de un trabajador promedio del sistema nunca ha dejado de crecer a lo largo de 20 años, siendo los rendimientos los que en su caso presentan fluctuaciones durante periodos de minusvalías. Esto confirma que, visto en un horizonte de mediano y largo plazo, el ahorro de una Afore ha resultado atractivo.

Acciones de la Consar
Con el objetivo de cuidar una adecuada relación riesgo-rendimiento, el Régimen de Inversión de la Consar para las Afores, establece límites. Las Siefore en donde se invierten los recursos de los trabajadores más jóvenes toleran un poco más de riesgo a cambio de un mayor rendimiento.

Por ejemplo, para una persona joven, con un horizonte de ahorro de 20 o 30 años, una minusvalía tenderá a recuperarse rápidamente sin mayor afectación al ahorro de largo plazo.

Por otra parte, los recursos de las personas más cercanas al retiro, se pueden invertir principalmente en instrumentos más conservadores, como por ejemplo la deuda gubernamental.

De esta manera se evita el caso de que una minusvalía en los últimos años pueda afectar el saldo acumulado para el retiro.

Recomendaciones
Para un trabajador que estará varias décadas más en el sistema, las fluctuaciones de corto plazo no representan un riesgo para su pensión. Por ello, en momentos de volatilidad lo conveniente es no tomar decisiones precipitadas (como un traspaso) que pudiesen resultar contraproducentes para el ahorro de largo plazo.

Antes de tomar cualquier decisión respecto a tu Afore, hay que revisar el más reciente Indicador de Rendimiento Neto. Ojo: éste no mide el desempeño financiero de uno o dos meses, lo que mide es el desempeño financiero de los últimos 84 meses para la SB4 y SB3, 60 meses para la SB2 y 36 meses para la SB1.

Se presenta así para no perder de vista que el horizonte de ahorro debe ser de mediano y largo plazo.

Además, no pierdas de vista los resultados favorables de los últimos años y no solo el resultado en etapas de volatilidad mundial.